lunes, 4 de noviembre de 2013

Día 4: Beverly Hills, Calico y Las Vegas.

25 de Octubre de 2012 (Jueves)

Este día empezaba de verdad nuestra Road Trip, teníamos ganas de comenzar a recorrer millas por el oeste americano pero aún nos quedaban cosas por ver en Los Ángeles, no podíamos marcharnos de la ciudad sin visitar uno de sus barrios más conocidos: Beverly Hills.

Beverly Hills

Había preparado una ruta para ver alguno de los lugares más conocidos del barrio, estos son los
 lugares que visitamos.
  • Beverly Gardens Park
  • Rodeo Drive
  • Beverly Hills Hotel (9641 Sunset Boulevard)
  • Beverly Hills Sign: hay tres, Santa Monica Boulevard & N Doheni Dr, Sunset Boulevard & N Sierra Dr y Santa Monica Boulevard & Moreno Drive.



Sobre las 11 de la mañana nos pusimos por fin en camino hacia Barstsow, teníamos casi dos horas de viaje antes de llegar. En Barstow paramos en un Walmart (en el 621 Montara Road, Barstow) para comprar una nevera de corcho blanco que tanta compañía nos hizo el resto del viaje.

La idea era visitar Calico Ghost Town antes de comer, pero se nos había hecho demasiado tarde así que decidimos ir a comer primero al Peggy Sue's 50s Diner. Este restaurante es otro de los imprescindibles de la ruta, la comida es buenísima, el precio está genial, y la decoración, la música y las camareras te hacen transportarte en el tiempo. La verdad es que nos gustó tanto el sitio que entre comer, hacer fotos y algunas compras en la tienda de souvenirs que hay junto al restaurante se nos fue más de una hora allí.

Restaurante Peggy Sue's 50s Diner


Con el estómago lleno nos fuimos ahora si a Calico.


También de este pueblo había leido malos comentarios, pero yo tenía claro que quería visitarlo porque viendo las fotos sabía que me iba a gustar, a parte de que era el primer pueblo de este tipo que visitamos y eso hizo que nos gustase aún más.


Es cierto que no es un pueblo auténtico, que está todo reconstruido y que está bastante enfocado al turismo pero en mi opinión, si te pilla de camino merece la pena hacer una parada para visitarlo.



Incluso montamos en la mina, y esto si que considero que no merece la pena.

Calico Ghost Town

Después de algo más de una hora por el pueblo con más de 30 grados nos pusimos en camino hacia Las Vegas cruzando el desierto de Mohave.

El ir este día a Las Vegas surgió un poco por casualidad. La idea en principio era hacer la ruta Los Angeles – Calico – Oatman – Kingman – Seligman – Hackberry – Williams en dos días, y dormir esta primera noche en Kingman. Pero preparando el viaje y después de tener todas las noches reservadas, nos dimos cuenta de que en las noches que pasábamos en Las Vegas al coincidir con Halloween no había casi espectáculos para ver y, en concreto, no había función de LOVE en el Mirage que era el show al que finalmente habíamos decidido ir después de mucho pensarlo. A Miguel Ángel estos shows no le hacían ilusión especialmente y me costó bastante convencerlo de ir a ver alguno, hasta que un día después de ver un video de LOVE decidió que la música de los Beatles era ya de por si suficiente motivo para comprar por fin las entradas. Así que a pocas semanas de empezar el viaje tuve que modificar las reservas e incluir esta noche en Las Vegas con el único objetivo de ver este show. No sé por que compré las entradas para la sesión de las siete (hay otra a las nueve), la verdad es que cuando planeas los viajes y planificas los itinerarios nunca cuentas con los posibles imprevistos que puedan surgir, y yo pensé que tendríamos tiempo suficiente de llegar a esa hora, incluso después de habernos instalado en la habitación que había reservado esa noche en el Hotel París, pero no fue así…

Cuando nos faltaba poco mas de media hora para llegar a Las Vegas nos encontramos obras en la carretera que convirtieron un trayecto de 35 minutos en uno de mas de hora y media. De hecho llegamos a dar por perdidas las entradas del show y decidimos relajarnos en el coche, no podíamos hacer otra cosa…(estábamos bastante de mal humor por perder el dinero, por no ver el espectáculo, y por haber tenido que cambiar todo el planing para nada ).

Cuando un poco antes de las siete vimos por primera vez Las Vegas, con sus neones, sus luces, y sus hoteles iluminados en la mitad del desierto nos olvidamos del mal rato que habíamos pasado. No se me olvidará nunca esa primera imagen que tuve de la ciudad. Si podéis cuadrar vuestro itinerario para llegar de noche a la ciudad no dudéis en hacerlo porque no tiene nada que ver con llegar durante el día. Solo podía mirar por la ventanilla del coche mientras veía cada uno de los hoteles de los que tantas veces había oido hablar, y ahora yo estaba allí!  Ya ni me acordaba de que a esas horas ya debía de estar empezando el show…

En un último intento por no perder las entradas decidimos ir directos al parking del Mirage, eran ya mas de las siete así que nos lo tomamos con calma, la idea que llevábamos era intentar que nos dejasen entrar en el pase de las nueve, pero para nuestra sorpresa nos dejaron pasar sin problemas y a las 7,15 estábamos sentados en nuestras butacas preparados para disfrutar del espectáculo.

Hotel Mirage

Nos perdimos el comienzo pero aún así mereció la pena, el show nos encantó y seguramente si no hubiésemos tenido los imprevistos que surgieron ese día aún lo hubiésemos disfrutado más. Nos gustó tanto que cuando volvimos por segunda vez a Las Vegas pensamos en ir a ver otro (yo me quedé con ganas de ir a La Revé) pero por falta de tiempo no lo hicimos.

Cuando salimos dimos una vuelta por el Mirage, y nos fuimos al hotel que había reservado para esa noche, una Red Room en el París.


La habitación era realmente espectacular y el hotel precioso, muy bien situado y muy recomendable. Cuando entramos a la habitación aún nos esperaba lo mejor, las vistas hacia las fuentes del Bellagio. Me senté junto a la ventana sin poder dejar de mirar al exterior, aún no me podía creer que estuviese allí! Y al día siguiente ya nos íbamos! No quería marcharme de Las Vegas! Aunque sabía que “solo” cinco días después iba a volver no podía dejar de tener esa sensación.

Hotel París y Red Room

Dicen que esta ciudad o la amas o la odias, y yo puedo decir claramente que me encuentro en el primer grupo, aún pienso a diario en cuando podré volver a pasear por allí.


PUEDES LEER EL RELATO COMPLETO DEL VIAJE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...