viernes, 27 de diciembre de 2013

Día 6: Nueva York; Nuestra propia excursión de contrastes: Harlem, Bronx y Queens

6 de Octubre de 2013 (Domingo)

Cualquiera que haya leído un poco sobre NY o haya comenzado a preparar un viaje a la city, seguro que conoce la famosa Excursión de Contrastes de la que todo el mundo tan bien habla. Cuando preparé el viaje sabía casi a ciencia cierta que nosotros no la incluiríamos en nuestros planes. No sé si será un defecto o no, pero siempre que podemos permitirnos ver algo por nuestra cuenta lo hacemos antes de tener que contratar un tour guiado. Esta vez no iba a ser menos y decidimos realizarla así.

No quiero decir que la excursión no merezca la pena, todo lo contrario, es obvio que tiene muchas ventajas realizarla con cualquiera de los guías que la ofertan y que tan buenas opiniones tienen. El ir en van o bus supone dedicarle mucho menos tiempo a la excursión, y si se está poco tiempo en NY es algo muy a tener en cuenta, y las explicaciones de los guías durante el recorrido son otro punto también a favor. Por otra parte, realizándola por cuenta propia puedes decidir que quieres ver realmente, a qué dedicarle más tiempo, y en que orden hacer las visitas. A mi, ciertos puntos que se visitan en estos tours como la maqueta del museo de Queens o el restaurante “Cositas ricas” no me interesaban en absoluto, así que simplemente decidimos no incluirlos en la ruta.


Lagree Baptist Church
El barrio de Williamsburg en Brooklyn, donde se encuentra la comunidad de judíos ortodoxos más grande de la ciudad, tampoco nos interesaba. Para ver esta zona por cuenta propia solo hay que bajar en el Metro en Macy Ave y caminar hasta Williamsburg Street, la zona donde mayor concentración de judíos ortodoxos hay. Algo que nos llamó mucho la atención fue ver que el 90 % de los dependientes de la tienda de fotografía en la que estuvimos el primer día (B&H) fuesen de esta religión.

Hicimos una ruta a nuestro gusto por Harlem, el Bronx y Queens y dedicamos todo el día a recorrer estos tres barrios de New York.

Empezamos un día mas cogiendo el metro para llegar a Harlem sobre las 10,30 h de la mañana. Este día se nos habían pegado un poco las sábanas (el cansancio ya se iba notando) y eso junto a que el trayecto en metro hasta Harlem fue un poco mas largo de lo normal hizo que llegásemos con la hora justa para ver la misa gospel que comenzaba a las 11 de la mañana.

Estuve un tiempo dudando entre ir a Greater Refuge Temple (2081 Adam Clayton Powell Jr Boulevard) una de las iglesias más conocidas y con mejores opiniones de Harlem, pero también muy orientada según dicen a turistas, o acudir a Lagree Baptist Church (en el 362 W de la 125) que elegimos finalmente.

Había leido que Lagree Baptist Church era una iglesia más pequeña y menos turística que la anterior, y la única en la que permitían hacer fotografías y sacar vídeo durante la misa y, aunque obviamente no pensábamos estar todo el tiempo usando la cámara, si nos gustaba la idea de tener un recuerdo de ese momento (defecto profesional seguro) y eso nos hizo cometer uno de los mayores errores del viaje. El coro resultó ser bastante malo, y con solo cinco personas, y nos sentimos bastante vigilados todo el tiempo que estuvimos allí. A parte de que el hecho de que dejasen realizar fotos durante la misa resultó ser del todo falso y nos advirtieron desde el primer momento de que no podíamos hacerlo.

Hay un vídeo en YouTube de esta iglesia (por si alguien quiere ver como es el interior), aunque no refleja en absoluto la realidad que allí nos encontramos, ni el coro era tan grande, ni tampoco cantaban tan bien como lo hacen en ese video…

Ahora que ya hemos vuelto, puedo decir que nos equivocamos completamente al elegir esta iglesia, y que seguramente, si volviese a NY escogería esta vez alguna más conocida como Greater Refuge Temple.

Salimos de allí unos cuarenta minutos después de que empezase, y detrás de nosotros como unas veinte personas que parecían estar esperando a que alguien se levantase para hacer lo mismo y seguirle, y nos fuimos a conocer un poco del barrio de Harlem.

Parece mentira que tan cerca de Manhattan haya una zona tan diferente a ésta. Hicimos una ruta pasando por la Universidad de Columbia, Saint’s John The Divine y el Teatro Apollo que nos llevó casi dos horas, para conocer un poco la esencia del barrio.

Calles de Harlem; Teatro Apollo, Universidad de Columbia y Saint's John The Divine

Cuando terminamos la ruta decidimos ir a tomar en brunch a Sylvia’s y una vez más nos encontramos con una hora de espera para poder comer allí, algo que ya se estaba convirtiendo en una constante durante todo el viaje y que se nos estaba haciendo bastante pesado.

La idea que tenía en principio era acercarme antes de la misa gospel para reservar mesa, pero al llegar con la hora justa a Harlem decidimos ir directamente a la iglesia. Me gustaba la idea de tomar el brunch en Sylvia’s sobre todo por las actuaciones de soul que hay los fines de semana a esa hora, pero nosotros no tuvimos suerte (no estaba siendo nuestro día) y no encontramos música en directo cuando estuvimos. Mientras decidíamos si esperar una hora para comer allí o no, pasé a los baños y pude comprobar que no había ninguna actuación en el local, así que decidimos marcharnos para no perder mucho el tiempo y aprovechar más las horas de luz. Si no hubiese habido una hora de espera obviamente nos hubiésemos quedado, porque la comida que pude ver, eso sí, tenía una pinta estupenda. 

Sylvia's

Al final comimos algo rápido en un McDonalds que hay en la zona y volvimos de nuevo al Metro para dirigirnos al Bronx.

Había preparado una pequeña ruta por el Bronx visitando los lugares más conocidos, pero lo que nos encontramos al bajar del Metro hizo que se nos quitasen las ganas de caminar mucho por el barrio.

Dejamos el Metro en Intervale Ave para visitar la zona donde se encuentran algunas de las imágenes que más identifican el barrio. Había leído que el Bronx ya no es lo que era, que ahora había bastante seguridad por las calles, y que solo era inseguro si se recorría de noche, algo que no pensábamos hacer, y por eso nos animamos a acercarnos hasta allí.

Puedo decir que no somos para nada asustadizos, más bien todo lo contrario, pero nunca nos habíamos sentido tan observados como el tiempo que pasamos caminando por allí. Creo que el hecho de que Miguel Ángel fuese cargado con la Reflex, el trípode y una mochila con tres objetivos diferentes tampoco ayudó demasiado, y la gente nos miraba e incluso se volvía cuando pasábamos supongo que pensando que nos habíamos perdido…

Justo al lado de Intervale Ave, en la esquina entre Westchester Ave & E 163rd St, se encuentran las vías elevadas de Metro con las que se identifica al Bronx, y algunos de los grafitis mas conocidos de la zona. Pero lo que más me impresionó fue ver la cantidad de zapatillas colgadas de los cables que había por allí. Hay varias explicaciones sobre el significado de esto, algunas las califican como trofeos de las bandas y otras, como la forma utilizada por estas para marcar su territorio o recordar a sus muertos.

El Bronx

La idea inicial era bajar desde allí, hasta el Estadio de los Yankees pasando por la Comisaría Fort Apache (en el 830 Washington Ave), pero el tiempo no invitaba a pasear, caía una lluvia constante no muy fuerte pero desapacible, y el ambiente de la zona no era nada agradable, asi que decidimos marcharnos de allí antes de que nos diesen un buen susto, algo que temimos en muchos momentos.

Ahora que lo pienso, creo que fuimos un poco imprudentes al ir allí por nuestra cuenta, y más cargados con tanta cámara y accesorios porque no pasábamos para nada desapercibidos. Por lo que había leído antes del viaje pensaba encontrarme un barrio mas parecido a Harlem, pero lo que allí vimos no nos lo esperábamos realmente y no me quiero ni imaginar como sería la zona hace unos años cuando realmente se la consideraba peligrosa.

Era ya media tarde cuando nos pusimos rumbo a Queens con un objetivo principal, ver atardecer desde el Mirador de Long Island.

Y cuando salimos del Metro en Vernon Blvd. nos encontramos un paisaje completamente diferente, un barrio en el que sus vecinos ya preparaban sus casas para recibir Halloween con decoraciones llenas de calabazas….

Halloween en Queens

Y después de un pequeño paseo por el barrio, llegamos al que se convirtió para mi en el mirador más bonito de New York, Long Island.

Long Island

Hicimos algo de tiempo antes de que empezase a anochecer tomando un café en un restaurante muy próximo mientras comprobábamos como la lluvia comenzaba a desaparecer, y sobre las seis de la tarde comenzamos a ver el atardecer más bonito de los que vi en los días que estuvimos allí. Si se puede, lo mejor es ir a esa hora porque las vistas del skyline de Manhattan desde este lado del río merecen muchísimo la pena!

Y aunque la niebla que había ese día apenas nos dejaba en algunos moemntos ver el Empire State asomar entre los edificios de Manhattan, hizo que las fotos que tomamos tuviesen un encanto especial…

Skyline de Manhattan desde Long Island

Fue un momento precioso, sentarnos en el muelle y contemplar como la luz del Sol iba desapareciendo poco a poco mientras los edificios de la ciudad se iluminaban dejando estas imágenes…

Y sin darnos cuenta se nos fue el tiempo allí sentados, disfrutando simplemente del momento…

No sé como cuando preparé el viaje pensé que después de todo el día íbamos a ser capaces de terminar la noche en el Village. Algo que tenía muchas ganas de hacer era ir a un restaurante en el que hubiese una actuación de jazz, algo muy newyorkino, y decidí reservar en The Garage (99 7th Ave S) por las buenas críticas que había leído. Pero el cansancio y un principio de resfriado que empezaba a notar después de llevar todo el día bajo la lluvia hizo que tuviésemos que cancelar la reserva y conformarnos con una cena ligera a base de fruta en la habitación del hotel.

Me queda una pena enorme por no haber ido a ningún local de jazz en el tiempo que estuvimos en la Gran Manzana, pero los días ya no daban más de sí y las horas se nos quedaban cortas. Una excusa perfecta para volver algún día…

PUEDES LEER EL RESTO DEL VIAJE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...