martes, 18 de marzo de 2014

Día 7: Roma (II): La Galería Borghese y el centro histórico


1 de Octubre de 2011

Nos levantamos pronto por segunda vez en Roma, sabiendo que a las 11 teníamos reservada la visita a la Galería Borghese y eso iba a condicionar el itinerario de todo el día. Comenzamos la mañana yendo a la Plaza del Popolo y visitamos el interior de la iglesia del mismo nombre, Santa María del Popolo.

Desde allí nos dirigimos a la Villa Borghese subiendo por el Monte Pincio, desde donde pudimos contemplar unas preciosas vistas de Roma con la conocida plaza en primer término.

Vistas de Roma y la Plaza del Poppolo desde el Monte Pincio


Durante el trayecto hasta la Galería Borghese atravesamos los jardines de la villa, un lugar precioso para pasear, y poco antes de las 11 estábamos ya dispuestos a entrar a la Galería. Una vez allí es obligatorio depositar todos los objetos en una consigna antes de entrar en el museo, incluidas las cámaras de fotos, y una vez dentro, se disponen de solo dos horas para visitarlo, aunque es tiempo más que suficiente para recorrer las dos plantas del museo. Nosotros estuvimos algo más de una hora viendo entre otras las obras de Bernini, Caravaggio o Rubens y pasadas las 12 h. seguimos con nuestra ruta hacia la Plaza de España.


La Galería Borghese

En la Piazza di Spagna lo que más destaca es la gran escalinata, que sirve de punto de encuentro para los turistas que se amontonan en sus escalones. Desde la parte alta de la escalinata, donde se encuentra la iglesia de la Trinita dei Monti, hay unas bonitas vistas.

Piazza di Spagna

Iglesia de la Trinitá dei Monti

Nos dirigimos después de nuevo a la Fontana di Trevi, la más grande de Roma y también la más famosa, para verla de día, aunque ya habíamos pasado la anterior noche allí nos pareció un lugar del que es imposible cansarse.  Y hubiésemos vuelto más y más veces si el hotel nos hubiése pillado mas cerca.


La Fontana di Trevi

Después pasamos por la Piazza Colonna, con la Colonna Antonina presidiendo la plaza, y junto a la Iglesia de San Ignacio de Loyola, para llegar por fin a la Piazza della Rotonda donde se encuentra el Panteón.

Visitar el Panteón, el edificio de la antigua Roma que se encuentra en mejor estado de conservación, fue una de las cosas que mas nos impactó en los días que pasamos en Roma. La bóveda de la cúpula es la mas grande jamás construida, y la abertura permite la entrada de la luz, pero también del agua en los días de lluvia. En su interior también pueden observarse las tumbas del rey Victor Manuel II y del artista Rafael.



 El Panteón


Y desde allí seguimos hasta la Piazza della Minerva donde nos quedamos sin poder contemplar el Elefantino pues en aquellos días se encontraba en restauración. Nuestro recorrido nos llevó hasta Piazza Navona donde nos encontramos con una manifestación en contra del que entonces era el gobierno del país que nos impidió poder ver la Plaza sin la multitud que había allí en aquellos momentos. Vimos la Fuente de los Cuatro Ríos de Bernini (con dificultad) que preside la plaza, pero nos fuimos de allí con la sensación de habernos perdido uno de los lugares mas conocidos de Roma.


Piazza Navona

Desde allí llegamos a la Piazza di Pasquino, donde vimos la famosa estatua del mismo nombre, la estatua del Pasquino, conocida por ser una de las llamadas “estatuas parlantes” donde los romanos colocaban notas criticando a la Iglesia y a la Aristocracia.

Nuestra última parada del día fue, esta vez si, el Castillo Sant’ Angelo,  que ya habíamos tratado de visitar el día anterior. Para acceder al Castillo es necesario cruzar uno de los puentes mas bonitos de Roma, el Puente Sant’Angelo, sobre el Tíber.

Castillo de Sant' Angelo

Puente y Castillo de Sant' Angelo
  
Lo que mas nos interesaba de visitar el castillo eran las vistas que desde la parte superior del mismo pueden observarse de la ciudad. Habíamos decidido prescindir el día anterior de subir a la Cúpula de San Pedro con el objetivo de sustituir las vistas por las del castillo que, aunque obviamente no son iguales, también son muy recomendables.

Vistas desde el Castillo de Sant' Angelo

Y así terminamos nuestro segundo día en Roma, viendo como atardecía en la ciudad y disfrutando de unas vistas para no olvidar...

Vistas de Roma desde el Castillo de Sant' Angelo

2 comentarios:

  1. Pues dió para mucho el día ^_^ voy tomando buena nota!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas a Roma Verónica? Pues te va a encantar seguro. La verdad es que nos cundió mucho pero es que hay tanto por ver que podríamos estar días y días y no aburrirnos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...