miércoles, 14 de mayo de 2014

Londres (III): Saint Paul, London Bridge, Tower Hill, Bristish Museum, Chinatown y más.

Viernes 27 de Enero de 2012

Este día no empezó del todo bien. Teníamos los 2x1 para los cruceros de City Cruises y pensamos que era el día perfecto para utlizarlos ya que íbamos a conocer la zona del Tower Bridge y nos vendría perfecto para aprovechar también el desplazamiento. Así que decidimos acercarnos a pie por tercer día consecutivo hasta la zona del Palacio de Westminster, donde junto al famoso reloj salen los cruceros de City Cruises.

Cuando llegamos a las taquillas, sobre las diez de la mañana, nos informaron de que el próximo barco no salía hasta más de una hora después. Cuando preparé el viaje no consulté los horarios de los cruceros porque suponía que tenían una frecuencia mayor y fue un error. El coger el crucero nos suponía perder una hora y cuarto esperando y llevábamos el itinerario del día muy apretado así que decidimos prescindir de él y hacer el trayecto hasta la Catedral de Saint Paul a pie.

No sé si hicimos bien, porque nos costó media hora llegar, aunque el paseo fue bonito y teníamos la suerte de que lucía el Sol.



Accedimos a la Catedral de Saint Paul usando también el 2x1 y con la entrada nos dieron una audioguía gratuita. El acceso a la cúpula estaba cerrado ese día así que no pudimos subir a contemplar las vistas y la visita no fue del todo completa.

Catedral de Saint Paul y Millenium Bridge

Cuando salimos cruzamos el Millenium Bridge (Puente del Milenio) en dirección a la otra orilla del río. Desde el puente es posible tomar las mejores fotos de Saint Paul.

Catedral de Saint Paul



En la orilla contraria del Millenium Bridge se encuentra la Tate Modern. Había oído hablar de las vistas que había desde las plantas superiores y como no teníamos tiempo de visitar a fondo el museo nos conformamos con subir hasta la última planta y pasear con prisas por algunas salas, una pena.

El paseo que discurre por la orilla del Tamésis desde el Millenium Bridge al Tower Bridge está lleno de sitios de interés. Pasamos por el Shakespeare’s Globe Theatre, por la Catedral de Southwark, y por el City Hall, un espectacular edificio que alberga el ayuntamiento de la ciudad. También en este tramo se encuentra el famoso apartamento de la peli de Bridget Jones, en el 8 de Bedale Street, junto al conocido Pub The Globe.

City Hall 

Comimos en un restaurante chino junto al City Hall, con sobremesa incluida. Llevaba apuntado en mis notas que la Torre de Londres cerraba a las cinco de la tarde, así que estábamos más que tranquilos, hasta que al llegar nos encontramos con que la última admisión para acceder a la Torre era a las cuatro en punto, pero que el edificio en el que se encontraban las Joyas de la Corona lo cerraban a las tres y media, y tan solo faltaban cinco minutos! No recuerdo haber corrido más en mi vida, hasta los Beefeater nos decían que nos diésemos prisa. Y llegamos justo a tiempo! Vimos las Joyas de la Corona, la Torre Blanca, nos fotografiamos con los Beefeater, y vimos los cuervos que allí habitan, los cuales, según la leyenda, mantienen la estabilidad de la monarquía inglesa. La Torre de Londres nos gustó mucho, para mí es otro de los lugares de visita obligada y en el que también utilizamos los 2x1 para acceder.



La Torre de Londres (Tower Hill)

Cuando salimos nos fuimos directos a Tower Bridge. No tenía muy claro lo que nos íbamos a encontrar allí pero la entrada “solo” costaba 8 libras y aquí también teníamos un cupón de 2x1, con lo que decidimos entrar. Durante la visita exponen un par de vídeos sobre la historia y el funcionamiento del puente, y luego se accede a la pasarela superior, donde hay una exposición de fotografías y donde está lo mejor de la visita, las vistas sobre el Támesis. En la última parte del recorrido se visitan las salas donde se encuentra la maquinaria del puente. 

Vistas de Londres desde el Tower Bridge

Cuando salimos aprovechamos para hacer más fotos del puente iluminado que, al igual que la zona del Parlamento, merece ser vista de noche porque la imagen cambia por completo.

Tower Bridge de día

Tower Bridge de noche

Como era viernes, el British Museum cerraba a las 20,30 h, así que decidimos aprovechar lo que quedaba de tarde visitando el Museo Británico o, al menos, lo que nos diese tiempo y para llegar cogimos el Metro hasta la parada de Tottenham Court Road.

El British Museum, como todos los museos estatales de Londres, es gratuito. Nos centramos en la zona del antiguo Egipto (la que más me interesaba) y la de Grecia; vimos la Piedra Rosetta, las esculturas del Partenón y las salas de las momias de Egipto. Con eso tuvimos más que suficiente para pasar las dos horas que dedicamos a la visita. Es muy recomendable preparar la visita antes de ir porque el Museo es realmente inmenso, a nosotros nos fue de mucha ayuda las rutas que aparecen en la web del British Museum con los puntos más destacados para planificar el itinerario.

British Museum
  



 Arte en el British Museum

Estuvimos hasta la hora del cierre y salimos realmente cansados pero estábamos muy cerca de Covent Garden y Chinatown, los dos barrios que nos habían quedado pendientes por ver la noche anterior, así que decidimos quedarnos a cenar por la zona y visitarlos después.

En Covent Garden nos acercamos a una plaza que venía recomendada en mi guía de Londres, la Plaza Neal’s Yard. La verdad es que es una plaza preciosa, con casas de colores, que dicen estar muy animada durante el día, porque cuando nosotros fuimos no había absolutamente nadie. Como tampoco lo había en el Mercado de Covent Garden, completamente vacío, no sé como será por la mañana cuando esté algo más animado, pero a mi (a esas horas) me pareció de lo más prescindible.

Más tarde fuimos a Chinatown, dimos una pequeña vuelta por el barrio, este sí mucho más animado y lleno de gente por todas partes. Nos acercamos hasta el cruce entre Gerrard Street y Maclesfield Street donde están las típicas entradas por la que se accede al barrio, e hicimos más y más fotos hasta que finalmente decidimos regresar al hotel.



 Chinatown

La verdad es que no paramos en todo el día, salimos a las nueve de la mañana y llegamos casi a las once de la noche sin apenas descansar, y por la noche antes de irnos a dormir, algo me decía que al día siguiente nos acordaríamos de la maratón de este día…


4 comentarios:

  1. Que tendrá Londres qu enos hace pegarnos semejantes palizas de caminar? jeje A covent Garden tengo ganas de volver y disfrutar mas del ambiente ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, y mira que a nosotros nos gusta caminar cuando viajamos pero lo de este día es que fue demasiado, me gustaría saber los km que hicimos en total solo por casualidad... :-)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...