martes, 27 de enero de 2015

Visitar Múnich en un día (II): Residenz y típicas cervecerías.

Miércoles 18 de Junio de 2014 (Tarde)

Después de haber dedicado la mañana a visitar el centro de Múnich, la Marienplatz y sus alrededores y de haber comido al aire libre en uno de los lugares más típicos de la ciudad, el Viktualienmarkt, nos disponíamos a pasar la tarde visitando el Palacio Urbano más grande de Alemania, conociendo algunas de las cervecerías más famosas de Múnich y viendo atardecer en la ciudad desde el mirador de la Torre del Ayuntamiento Nuevo.






Para visitar la Residenz usamos el Bono de los Palacios de Baviera (Mehtagesticket), que permite el acceso a las tres partes diferenciadas del complejo, El Tesoro, El Palacio y el Teatro Cuvillés, que visitamos en ese mismo orden. Aquí en la Residenz, a diferencia del resto de Palacios y Castillos que visitaríamos, si nos permitieron tomar fotografías durante todo el recorrido. 

Empezamos la visita en la Residenz por el Tesoro, donde pudimos observar las joyas de la corona de Baviera.   

El Tesoro en la Residenz

Después visitamos en algo más de horas las salas del Palacio. Durante la visita existe la opción de tomar un recorrido corto y otro bastante más largo que obliga a dedicar mucho más tiempo al palacio. En el recorrido corto, el que hicimos nosotros, se ven todas las principales salas del Palacio y en nuestra opinión es más que suficiente a menos que se quiera observar hasta el último detalle del Palacio. 


Dormitorio Real en la Residenz

Galería Verde en la Residenz

Visitamos muchas salas impresionantes, como la Galería Verde, pero sin duda la que mas llamó nuestra atención fue la famosa sala renancentista del Antiquarium o Sala de Antigüedades.

Antiquarium (Sala de Antigüedades de la Residenz)

Cuando terminamos de visitar el Palacio salimos al exterior para buscar el acceso al Teatro Cuvillés, situado en un lateral del edificio de la Residenz. La verdad es que dimos varias vueltas hasta que conseguimos ubicarnos y llegar a uno de los lugares de visita obligada en Múnich. Había visto imágenes del Teatro Cuvillés antes de viajar y tenía la sensación de que el lugar era mucho más grande de lo que nos encontramos, pero aún así la decoración en tonos rojos y dorados de este pequeño teatro de estilo rococó nos encantó.

Teatro Cuvillés

Al salir de la Residenz, cansados después de tantas visitas y estando tan cerca de Hofbrauhaus (Platzl 9), decidimos que no podíamos continuar la tarde sin tomarnos un descanso  en una de las cervecerías más famosas del mundo, y al ambiente que nos esperaba al llegar no pudo ser mejor. 

Hofbrauhaus estaba lleno de gente a media tarde, en la sala principal donde unos músicos tocaban sin parar apenas cabía nadie y en el jardín, donde nos sentamos nosotros, ocurría también lo mismo. Aquí, al igual que en el mercado donde habíamos comido las mesas son corridas y nosotros cuando llegamos no sabíamos la suerte que íbamos a tener con nuestros compañeros de asiento. 


Nuestros compañeros de mesa en Hofbrauhaus

Un grupo de bávaros ataviados con sus trajes regionales nos acompañaron todo el tiempo que pasamos en Hofbrauhaus, y entre cerveza y cerveza brindamos con ellos y "conversamos" como pudimos.  

La situación no pudo ser más auténtica y el rato que pasamos con ellos mientras las camareras repartían pretzels por las mesas fue la mayor experiencia bávara que tuvimos en este viaje. 


Hofbrauhaus

Esta cervecería es un lugar que no hay que perderse en Múnich, el local es precioso y el ambiente es aún mejor. Un local perfecto para disfrutar durante un rato del ambiente bávaro más auténtico. 


Hofbrahaus

Desde allí volvimos paseando de nuevo hacia la Marienplatz, para subir antes de la hora del cierre en ascensor a la Torre del Ayuntamiento Nuevo. Habíamos decidido prescindir de la subida a la Torre de San Pedro porque dada la situación que nos habíamos encontrado en la plaza al llegar creímos que no nos compensaba una subida de más de 300 escalones. Desde el Ayuntamiento Nuevo seguramente las vistas no sean tan buenas, pero a nosotros nos compensaron y disfrutamos las últimas horas de la tarde con unas imágenes de los tejados de Múnich.

Vistas desde la Torre del Ayuntamiento Nuevo

Por la noche decidimos cenar en otra de las cervecerías más famosas de la ciudad, Augustiner, mientras veíamos el partido del mundial que ese día jugaba España contra Chile y que no terminó nada bien para nosotros.

Cervecería Augustiner

16 comentarios:

  1. Vaya palacio mas bonito!!! que pasada!

    Y que buen ambiente ahí con las cervezas,los trajes...muy chulo jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hofbrauhaus es un pasada la verdad, y tuvimos suerte de que se sentasen con nosotros porque vaya sesión de fotos que hicimos, jeje!

      Eliminar
  2. Son dos de las cervecerías que visito habitualmente en mis visitas a Múnich, aunque en la HB los camareros son un poco bordes y me estoy pensando cambiarla. Tu relato me trae muy buenos recuerdos y ya estoy deseando volver a esta ciudad, de la que hablaré dentro de poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te leeré cuando publiques ;) Nosotros no notamos que fuesen bordes, igual tuvimos suerte, aunque la verdad es que con la cantidad de gente que había tampoco nos fijamos mucho.

      Eliminar
    2. Con lo complicado que es encontrar mesa (éramos cinco), cuando conseguimos una grande en la que había otros jóvenes que eran media docena, nos echaron argumentando que esa mesa era para grupos grandes. No lo entiendo, ya que entre todos la llenábamos de sobra. Las dos veces anteriores tampoco nos trataron bien. Tuvimos que pedir la cuenta demasiadas veces. El lugar es espectacular, pero al final prefiero ir a otro sitio con menos gente donde me traten mejor, que los hay a montones.

      Eliminar
    3. Esto pasa en muchos sitios, al final unos cuantos locales son los que se llevan la fama y por lo tanto la clientela. Yo creo que es un sitio que si se va a Munich hay que visitarlo pero como dices, al final seguro que en la ciudad habrá cientos de locales que merezcan la pena y donde se coma genial.

      Eliminar
  3. Qué bonita la Residenz! He estado como diez veces en Munich (sin exagerar) y nunca he entrado aún a pesar de tenerle unas ganas inmensas. Siempre digo que en la próxima visita entraré pero nunca lo hago. Me han encantado tus fotos, si ya tenía ganas de ir a la Residenz, ahora más :). El teatro me ha dejado con la boca abierta!

    Y qué decir de la Hofbräuhaus, está siempre llena de gente y a veces hay colas para coger sitio, pero realmente el ambiente es increíble, me encanta cuando empiezan a tocar música típica bávara! Me entra la nostalgia de cuando viví allí :).

    Te sigo, un abrazo!

    http://unaestudiantenomada.blogspot.de/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en la próxima visita no puedes dejar de ir ;) El palacio es precioso, la verdad es que todos los que vimos en el viaje lo son pero este fue en el único que nos permitieron hacer fotos en el interior, y el teatro es una preciosidad.
      Te seguimos también, muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  4. A nosotros si que nos pareció preciosa Múnich..., pero claro, no hemos visto mucho de Bavaria, por lo que no tenemos con que compararla... Aunque de las ciudades alemanas que he visto hasta ahora (Füssen, Berlín, Fránkfurt y Heidelberg) es la que más me ha gustado. Y la cervecería esa es lo más! nosotros estuvimos cenando en HB en dos ocasiones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustaron mas otras partes del viaje que Munich por ejemplo, pero me sorprendió positivamente porque pensaba que me iba a gustar menos y la verdad es que lo pasamos bien por allí. Tendremos que conocer las ciudades del norte y la capital para comparar también.

      Eliminar
  5. Prefería no haber leído este reportaje tan genial. Otro lugar en el mundo que me tengo que apuntar!!!

    La fotografías son excelentes y tengo ganas de ver algunas de ellas en grande.
    Un saludo cordial y con afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan! Muchas gracias por la visita ;) y por los comentarios sobre las fotos. Miguel Ángel te los agradecerá seguro ( mas aún viniendo de ti! ) Un saludo!

      Eliminar
  6. Increíbles las fotos del interior de la Residenz, sin duda un palacio precioso. Veo que en este caso os decidisteis por uno de los mayores placeres en un viaje: mezclarse con la gente y disfrutar de la gastronomía local, una de las mejores formas de conocer un lugar. Y esos trajes típicos!! Es alucinante cómo en los tiempos que corren los bávaros se visten y salen a divertirse como lo hacían sus bisabuelos para mantener viva la tradición. Un post estupendo. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturalidad con la que usan los trajes típicos fue algo que me sorprendió mucho Susana, porque era bastante frecuente encontrarnos gente vestida así, sobre todo en algunos de los locales a los que fuimos.

      Eliminar
  7. Hola!
    Munich es una de las ciudades que visitaremos este verano y he encontrado tu blog.
    Tienes una manera tan sencilla y alegre de relatar el viaje que transmites tranquilidad y eso se agradece con los nervios al planificar todo y querer que salga de la mejor manera posible.
    Las fotos maravillosas
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patricia! Yo agradezco mucho que haya gente como tu que después de leer se tome un segundo para escribir un comentario. Para mi es la mejor forma de agradecimiento que podemos tener. Espero que disfrutes de Munich y del resto de lugares que visites en tu viaje! Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...