lunes, 23 de marzo de 2015

Alojamientos en Alemania y Austria.


    
Hotel Fantasía de Fussen
Durante la ruta que realizamos en el mes de Junio de 2014 nos alojamos en siete hoteles diferentes, tres situados en Alemania, tres en Austria y uno en Italia junto al Aeropuerto de Bérgamo que utilizamos como origen y final de nuestro viaje.

La verdad es que en muy pocas ocasiones hemos tenido malas experiencias en los hoteles en los que nos hemos alojado y este viaje no iba a ser menos. 

Tenemos muy buen recuerdo de todos los alojamientos en los que estuvimos y, en general, podríamos recomendar cualquiera sin dudas, aunque en este post voy a intentar hablar con más detalle de cada uno de ellos.









"Aunque nunca incluimos fotografías que no son nuestras en el blog, en este caso ha sido necesario porque no disponemos de ninguna de las habitaciones de los hoteles, por algún motivo pasamos por alto fotografiarlas en este viaje.  Las demás imágenes son nuestras como siempre".  
  

Winter Garden Hotel
Fuente: Booking
Reservamos este hotel con la única intención de descansar la primera noche después del vuelo de llegada a Bérgamo y el hotel nos sorprendió muchísimo. Fue una pena que al llegar tan tarde después de la mala experiencia que tuvimos con Firefly, y al hacerlo tan sumamente cansados y de mal humor, nos impidió disfrutar al menos un poco del hotel.

El preció final incluyó parking gratuito y un desayuno bufé bastante variado que disfrutamos a la mañana siguiente.





Una de las cosas que más me llamaba la atención de este hotel era el bonito edificio en el que se ubica (primera foto de este post) y que la situación en Fussen no puede ser mejor, pues está a un corto paseo del centro del pueblo.


Habitación Hotel Fantasía
Fuente: Booking
La habitación que reservamos, la Doble Clásica, resultó ser demasiado pequeña, con apenas espacio para dejar el equipaje y con dos camas de 80 cm separadas entre sí.

El precio no incluía desayuno y aparcar el coche en el mismo jardín del hotel, al aire libre, nos costó añadir 10 € al precio final. 

El hotel merece la pena pero si volviese reservaría sin duda una habitación superior aunque el precio fuese algo mayor.







Dormir en un Castillo de 1000 años de antigüedad fue una de las experiencias que tuvimos en este viaje. Nosotros nunca nos habíamos alojado en un lugar con tanta historia y recorrer las salas del castillo de noche, pasear por sus pasillos y descubrir una capilla fue lo mejor de alojarnos allí. El castillo es sin duda precioso, y las vistas desde la cima en la que se encuentra ubicado merecen mucho la pena, pero como establecimiento hotelero tiene algunas carencias.

 

Nos hubiese gustado cenar en el restaurante del Castillo, pero cuando llegamos a las nueve de la noche nos encontramos la cocina ya cerrada y ningún restaurante en Colmberg donde poder ir, y en el hotel no fueron capaces de ofrecernos ninguna alternativa con lo que nos quedamos sin cenar. Tampoco nos ayudaron a subir el equipaje por las escaleras hasta la tercera planta donde estaba nuestra habitación. Normalmente estas cosas no suelen importarme lo más mínimo en otros hoteles, pero en éste que “parece” que ofrecen una categoría superior deberían cuidar más estos pequeños detalles.


Lo que si me importó fue el olor insoportable que salía de las tuberías del baño de nuestra habitación y que hacía que entrásemos y saliésemos a toda prisa del servicio cada vez que lo necesitábamos, y que tuviésemos que tener la puerta del baño cerrada toda la noche.

Eso sí, a la mañana siguiente, al hacer el check out, nos pidieron que les hiciésemos una buena crítica en Tripadvisor y Booking, algo a lo que no accedimos porque como digo, el servicio del hotel no nos pareció que estuviese al nivel de lo que pretenden ofrecer.

Aun así, dormir en un lugar como éste como digo es toda una experiencia y el lugar merece la pena siempre y cuando no se tengan unas expectativas demasiado altas.


Hotel Demas City
Fuente: Booking
En Múnich lo que más buscábamos era que el alojamiento estuviese bien ubicado y con este hotel lo conseguimos. La habitación era correcta y la cama cómoda, es un hotel básico y funcional pero que a nosotros nos sirvió perfectamente para pasar dos noches en la ciudad. 

Reservamos una habitación doble standar y nos mejoraron la categoría a una doble business sin coste adicional.

El desayuno no estaba incluido en el precio de la habitación y el parking (15 € extras por día) fue el principal inconveniente que le vimos a este hotel. Para dejar el coche estacionado tuvimos que subirlo primero a un  montacargas hasta acceder al sótano y una vez allí, hacer mil maniobras en un parking diminuto para dejar el coche anclado y suspendido en unos elevadores.   




Hotel Altsadt Hofwirt
Fuente: Booking 
Con el hotel de Salzburgo nos ocurrió como en Múnich, buscábamos ante todo un hotel bien ubicado y que fuese cómodo y estuviese limpio y lo encontramos sin duda. Las habitaciones eran amplias y la ubicación de lo mejor, a tan sólo diez minutos a pie del centro de la ciudad. Aunque los precios puedan parecer elevados, Salzburgo es una ciudad cara, busqué mucho y este alojamiento fue de lo más barato que encontré en el mes de junio.

El precio incluía un buen y variado desayuno bufé y el parking nos costó 10 € extras por día. El último día de estancia, en la recepción tuvieron el detalle de permitirnos dejar el coche en el parking cuatro horas más de las permitidas sin ningún coste añadido, con lo que nos ahorramos tener que perder tiempo y dinero la última mañana que pasamos en Salzburgo. 


Este hotel fue el mayor capricho que nos dimos en este viaje. Un hotel caro, aunque la mayoría de los alojamientos en Hallstatt lo son, pero que merece la pena sin duda.

Hallstatt es uno de los lugares de los que mejor recuerdo guardamos en este viaje, un pueblo de cuento y un hotel que no podría estar mejor ubicado en la plaza principal (Marktplatz) y con un embarcadero junto a la orilla del lago.


Hotel Grüner Baum
Nosotros reservamos una habitación sin vistas y sin balcón, las más baratas de todo el hotel porque las otras superaban en mucho nuestro presupuesto, pero fue suficiente para pasar una noche allí.

El Hotel dispone además de servicio de transfer gratuito cada diez minutos hasta el parking de residentes, donde hay que estacionar los vehículos obligatoriamente antes de llegar al pueblo si se va a pasar la noche en alguno de sus hoteles.     

También guardamos muy buen recuerdo del restaurante del hotel, del desayuno bufé incluido en el precio y de la cena que disfrutamos allí mismo la noche que pasamos en Hallstatt.   


En Fulpmes pasamos la última noche del viaje en un hotel de cuento que parecía “una casa de muñecas”. Me encantó el edificio del hotel desde que lo vi la primera vez y la habitación en la que nos alojamos era espaciosa y muy cómoda.


Hotel Garni Hubertus

El precio incluía un desayuno bufé “de risa”. Café, zumo, unas cuantas lonchas de fiambre y algunas rodajas de tomate repartidas por la mesa fue lo que nos encontramos. La verdad es que pocas veces he visto un desayuno tan pobre como ese y apenas comimos nada porque no había casi donde elegir.

Habitación Garni Hubertus
Fuente: Booking
Otro detalle que no nos gustó y que nos pareció increíble es que en estos tiempos en un hotel austriaco no aceptasen tarjetas para pagar. 

Nos alojamos la última noche de nuestro viaje y decidimos guardar el dinero en efectivo que nos quedaba para las últimas horas y pagar con tarjeta pero fue imposible y tuvimos que acercarnos a un banco y perder tiempo, para sacar dinero en efectivo antes de hacer el check out.





En resumen, salvo el Hotel de Hallstatt que nos pareció perfecto en todos los sentidos, el resto de los alojamientos en los que estuvimos tuvieron algunas pequeñas carencias pero volveríamos sin duda a alojarnos en todos ellos cambiando quizás, la categoría de la habitación en alguno.


PUEDES LEER EL RELATO COMPLETO DEL VIAJE:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...