martes, 7 de abril de 2015

Ver Salzburgo en un día (I): Mirabell, Agustiner Brau y Monte Monchsberg.


Viernes 20 de Junio de 2014 (Tarde)

Después de haber pasado la mañana visitando el Campo de Concentración de Mauthaussen, llegábamos a Salzburgo un poco antes de las cuatro de la tarde con un cielo que ya no amenazaba lluvia. Teníamos unas cuantas horas de luz por delante para comenzar a recorrer la ciudad y decidimos hacerlo por uno de los lugares más cercanos a nuestro hotel, los Jardines del Palacio de Mirabell.


Palacio y Jardines de Mirabell


Solo por ver el edificio del Palacio la visita ya está justificada, aunque sin duda lo que realmente destaca de Mirabell son sus jardines, famosos por ser escenario de una de las películas austriacas más conocidas, Sonrisas y Lágrimas.

Jardines de Mirabell

Nosotros estuvimos un buen rato paseando por allí, pero lo que más nos gustó de esta visita fueron las vistas que desde los jardines se pueden observar de la fortaleza de Salzburgo, que preside la ciudad desde lo alto de una colina.

Fortaleza Hohensalzburg desde Mirabell

Cuando terminamos de visitar los jardines de Mirabell comenzamos a pasear junto al río Salzach. Habíamos decidido dejar la visita al casco antiguo para la mañana siguiente y aprovechar esta primera tarde para conocer los lugares algo más alejados y en este caso, nuestro paseo nos llevaba a uno de los lugares más desconocidos de la ciudad, la cervecería Agustiner Brau, situada en una antigua Abadía. 

Antes de llegar cruzamos el río Salzach por el puente Müllner Steg y aprovechamos para hacer algunas fotografías.

Vistas de Salzburgo desde el Puente Müllner Steg

La cervecería Augustiner Brau se encuentra en un lugar escondido y algo alejado del centro histórico, al que es difícil llegar si no se conoce de antemano, pero el paseo hasta allí es precioso y la visita merece mucho la pena.

Antes del viaje leí que era bastante difícil encontrar el acceso y sin duda es cierto. Para cualquiera que no vaya informado previamente de este lugar le resultará totalmente imposible llegar hasta él. Subimos unas escaleras desde la orilla del río hacia la Abadía, y al llegar entramos por una pequeña puerta en la que no había ninguna indicación que nos hiciese sospechar que el camino que habíamos decidido tomar fuese el adecuado. Seguimos nuestra intuición, caminamos por los pasillos de la Abadía y descendimos unas escaleras y fue entonces, una vez abajo y tras abrir una puerta de madera, cuando comenzamos a escuchar el murmullo lejano de cientos de personas.

Cervecería Augustiner Brau

El local estaba a rebosar de gente que se sentaba en mesas corridas, en un pasillo varios puestos de comida vendían productos típicos bávaros, y la gente compraba comida para acompañar la consumición estrella del lugar, la cerveza.

Puestos de comida en Augustiner

Grandes jarras se apilaban en una estantería, de donde había que cogerlas y aclararlas en una fuente antes de que te sirviesen la consumición y esto la verdad es que me pareció muy poco higiénico.


Nosotros estuvimos casi una hora allí y nos pareció un sitio muy curioso la verdad, un lugar especial y diferente, donde en su mayoría acude gente local y que merece la pena visitar. Después de descansar un buen rato en la cervecería salimos de nuevo a la calle para acercarnos a ver atardecer sobre Salzburgo desde el Mirador del Monte Monchsberg. Para llegar, continuamos paseando junto al río hasta llegar al número 13 de Gstättengasse, donde se encuentran los ascensores a través de los que se accede a él.

Poco puedo decir de las vistas que hay de la ciudad desde este lugar porque creo que las imágenes lo dicen todo.

Vistas desde el Mirador del Monte Monchsberg

Al día siguiente visitaríamos la Fortaleza Hohensalzburg y comprobaríamos que las vistas, aunque son también preciosas, no se pueden comparar con las de este lugar.

Pasamos un buen rato viendo atardecer sobre Salzburgo y disfrutando de una primera panorámica general de la ciudad, una ciudad que visitaríamos más en profundidad al día siguiente pero que en tan sólo una tarde ya había superado todas las expectativas que teníamos.

Vistas desde el Mirador del Monte Monchsberg

En el mirador descubrimos también un restaurante más que recomendable (Restaurante Monchsberg 32) en el que decidimos cenar esa misma noche con las vistas de la ciudad iluminada y probamos por primera vez en el viaje unas porciones de la famosa tarta Sacher.

Tarta Sacher

De regreso al hotel cruzamos de nuevo el río por el puente Müllner Steg por el que habíamos pasado esa misma tarde y regresamos paseando junto al Salzach viendo las luces del casco histórico.


16 comentarios:

  1. Salzburgo supuso una gran sorpresa para mí, sabía que era bonita, pero me pareció preciosa, me encantó. Lo que no conocía es el mirado desde el que has hecho esas fantásticas fotos, tendré que volver, ya tengo excusa para volver a degustar mi tarta favorita, la Sacher, mmmm, qué rica. Enhorabuena por las fotos, me encantan. Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese mirador, el del Monte Monschberg, para mi fue el mejor de la ciudad Caliope. La verdad es que la mayoría de gente se centra en las vistas desde la fortaleza pero no son tan bonitas como estas.
      Por cierto, las fotos las hace mi chico, le daré las felicitaciones de tu parte, ;) un beso!

      Eliminar
  2. Debe ser una ciudad preciosa a juzgar por tu relato y las fantásticas fotografías y fácil de recorrer. Sin duda atesora grandes sorpresas. Ya me dirás cómo te enteraste de lo de la cervecería Augustiner Brau y por qué se encuentra en un lugar tan escondido y poco señalizado. Me ha encantado leer este post. Estoy deseando que me llegue el de Hallstatt!!! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy fácil de recorrer Susana, la verdad es que todo está muy cerca y cunde mucho el tiempo.
      La cervecería la descubrí a través de un foro de viajes que visitamos unos cuantos bloggers, www.losviajeros.com
      Si no lo conoces te invito a que lo visites porque la gente es genial y descubres rincones como esta cervecería...
      Hallstatt está ya cerca, el pueblo mas bonito que hemos visitado!

      Eliminar
  3. Le tengo muchísimas ganas a Salzburgo desde hace años pero por una cosa o por otra todavía no ha podido ser. Ese primer contacto que has narrado en esta entrada y las fotos han reavivado mis ganas de ir jaja. Estoy deseando leer qué hicisteis al día siguiente =) Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol! El día siguiente dio para mucho... A nosotros Salzburgo es una ciudad que nos ha encantado, y creo que la época del año en la que visitamos también ayudó a que tengamos tan buen recuerdo. Besos!

      Eliminar
  4. Otro sitio que tengo en mi lista de pendientes desde hace demasiado tiempo. Me recuerdas que ya va siendo hora de tacharlo, je,je. Estupenda entrada y preciosas fotos. A mí tampoco me hace mucha gracia lo de lavarse uno mismo la jarra. ¿Dejarán llevar una de fuera?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ni idea Tawaki, aunque esas jarras la verdad es que las venden como souvenir en todas partes... Y además es que ni tan si quiera se lavan (con jabón y demás), tan solo se aclaran todas en una misma fuente con agua. A mí es que me llamó mucho la atención que todo el mundo allí lo viese tan normal...

      Eliminar
    2. No estoy segura, pero no creo ya que las que ellos ofrecen son gratis y porque el que te sirve a cerveza ha de coger tu jarra y lo mismo le llama la atención ver una que no es del convento! jeje

      Eliminar
    3. Estuve ayer, disfrutando de una buena cerveza. Íbamos al Nido del Águila, pero estaba cerrado y terminamos en Salzburgo. ¡Qué casualidad! Gracias por responder.

      Eliminar
  5. Salzburgo es de mis ciudades favoritas, como ya comenté en mi post sobre la escapadita en coche por Europa Central. La lástima es que esta vez, tercera para mí, vimos la ciudad en pleno invierno, por lo que pese a ser una estampa nevada preciosa, las pocas horas de luz nos vetaron mucha libertad para disfrutar del todo la ciudad. Genial el Augustiner Br., toda una experiencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo he leído también otras experiencias de viajeros que estuvieron en Salzburgo en invierno y vinieron un poco desencantados por la falta de luz, por eso me parece que elegimos una época del año perfecta para conocer toda esta zona. A nosotros nos pasó en el viaje a Holanda, que también hicimos en invierno, y sobre todo los pueblos no los disfrutamos todo lo que nos hubiese gustado por el frío y las pocas horas de luz, pero bueno, no siempre se puede viajar con buen tiempo...

      Eliminar
  6. Nuestro paso por Salzburgo fue tan breve que ni subimos al Mirador del Monte Monchsberg ni fuimos a la cervecería... Pero claro, hicimos una excursión en el día desde Múnich y dio de sí lo que dio de sí!
    Preciosas fotos, como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así tenéis excusa para volver! La verdad es que es una ciudad que se recorre rápido pero claro, contando con los tiempos de los traslados, en una excursión desde Munich no da tiempo a todo.

      Eliminar
  7. Sigo encontrando tesoros en este blog, del que ya soy fan.
    Muchas Gracias por la ayuda y vuelvo a repetirme, las fotos son maravillosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros encantados de tenerte por aquí Patricia, si necesitas alguna ayuda para el viaje ya sabes ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...