martes, 26 de mayo de 2015

Colmar en un día, dentro de un cuento.


6 de Diciembre de 2014

La primera tarde del viaje la dedicaríamos a recorrer Colmar, una de las ciudades mas importantes de la Región de la Alsacia y donde nos alojaríamos durante las siguientes noches. 

Llegamos a Colmar después de pasar mas de una hora esperando a que la única comercial de la Oficina de Avis del Aeropuerto de Basilea nos entregase las llaves del coche que nos llevaría a recorrer la Región de la Alsacia. La verdad es que nos resultó curioso que estando en pleno puente de Diciembre y después de la llegada de un vuelo repleto de viajeros, en Avis solo hubiese una persona atendiendo a todos los clientes que habíamos reservado con ellos un vehículo para esos días.


El enfado que teníamos por el tiempo que habíamos perdido se nos pasó cuando nos encontramos con el Peugeot 3008 que nos iba a acompañar los siguientes días, un mono volumen de una categoría superior a la que realmente habíamos reservado y que nos mejoraron sin ningún coste extra.

Llovía sin parar cuando salimos de Basilea y cuando llegamos a Colmar amenazaba un cielo de lo mas gris. Había pasado la semana anterior al viaje mirando sin parar el pronóstico del tiempo y las previsiones eran realmente malas, aunque finalmente tengo que decir que, salvo por algunos pequeños momentos, la lluvia nos dejó disfrutar del viaje sin ningún problema.

Llegamos a Colmar algo antes de la hora del check in que teníamos prevista, con lo que decidimos acercarnos a comer a un McDonalds situado a cinco minutos del hotel donde cogimos fuerzas antes de salir a conocer la pequeña ciudad alsaciana.

Recorrer las calles del casco antiguo de Colmar fue adentrarnos en mercados navideños, en luces de colores, en villancicos y en olor a vino caliente con canela en cada esquina. 



Entre la información que había recibido de la Oficina de Turismo encontré un calendario de eventos navideños y la situación de los cinco mercados que esos días se instalaban en el pueblo y que nos fue realmente muy útil.

Sobre las tres de la tarde estábamos ya recorriendo el pueblo entre miles de turistas que como nosotros habían elegido el puente de diciembre para disfrutar de la Navidad.


Tengo que reconocer que durante esos primeros momentos, mientras tratábamos de curiosear entre los puestos de productos tradicionales del mercado de la Plaza Jeanne d'Arc, llegué a sentirme agobiada porque casi no podíamos avanzar entre la marea de gente que había en Colmar.  

Por suerte, poco a poco según avanzaba la tarde la gente comenzó a desaparecer y nosotros comenzamos a acostumbrarnos al frío y a recorrer las calles hasta la última hora del día.

Navidad en Colmar

Nuestro paseo nos llevó hasta el mercado de Navidad de la Plaza de l'Ancienne Douane donde, por primera vez, nos decidimos a probar el vin chaud (vino caliente) y una especie de riquísimo zumo de manzana especiado que hizo que entrásemos rápidamente en calor. En todos los mercados alsacianos, no solo en Colmar, el vin chaud se sirve en unos vasos con motivos navideños que se pueden adquirir por 1 € extra y que sirven también como souvenir. Nosotros nos trajimos algunos de recuerdo pues también se pueden continuar utilizando en el resto de ocasiones en las que se vaya a consumir en otros puestos, ahorrándote el euro extra en el precio final.

Visitamos también el mercado interior Koïfhus que se encuentra junto a la Plaza de l'Anciene y realmente esta zona nos pareció una de las mas bonitas de Colmar.


Acceso al Mercado Koifhus

Desde las escaleras del mercado cubierto conseguimos alguna bonita vista de la plaza ya a última hora, con sus casas de colores y entramados de madera que tanto caracterizan a estos pueblos.

Plaza junto al Mercado Interior de Colmar

Seguimos nuestra ruta entre mercados navideños pasando antes por la Plaza de la Catedral, donde entramos unos minutos a ver el interior y también a resguardarnos del frío. Hacer fotos del exterior de la Catedral de Colmar es difícil porque la plaza es bastante estrecha y conseguir una buena perspectiva es complicado.  

Catedral de Colmar desde la Gran Rue

Recorrimos la Gran Rue mientras nos era casi imposible andar, entramos en tiendas de decoración navideña, hicimos algunas compras y llegamos a visitar el mercado de la Plaza de los Dominicos, curioseando por sus puestos antes de llegar a la cita que teníamos pendiente para la última hora de la tarde.


Canal en Colmar

Son muchas las actividades que se organizan estos días en Colmar al margen de los mercados navideños; hay por ejemplo una pista de patinaje instalada en el pueblo y algunos buzones donde los mas pequeños pueden dejar sus cartas a Papa Noel. Aunque a mi, lo que mas me llamaba la atención de estas actividades era ver a los niños cantando villancicos en barcas por los canales de la Pequeña Venecia, y que por casualidad justo iba a tener lugar la tarde que íbamos a pasar en el pueblo. Lo que mas recuerdo al llegar al que fuese el barrio de pescadores y curtidores de Colmar fue ver el Puente de la Rue Turenne completamente repleto de gente. Nos fue imposible encontrar un lugar en el puente desde donde poder "ver algo" que no fuesen cientos de cabezas, por lo que decidimos acercarnos a la orilla del canal y, desde allí, ver como Papa Noel y las barcas repletas de niños y precedidas por cisnes y ocas, aparecían en el agua cantando a la Navidad.

En la Rue Turenne los niños "cantan a la Navidad"

El espectáculo duró mas de lo previsto y estar parados mas de media hora con tanto frío no fue demasiado agradable. Terminamos de recorrer la zona de la Pequeña Venecia antes de decidirnos a buscar un local donde cenar, paseamos junto al canal y por el Mercado Infantil dedicado obviamente a los niños y que se encuentra también en el barrio de pescadores, y descubrimos aquí algunos de los rincones mas bonitos del pueblo.

Navidad en Colmar

Por la noche decidimos cenar en un restaurante bastante recomendado en el pueblo, la Brasserie Schwendie (Grand Rue 22) , pero cuando llegamos sobre las ocho de la tarde el local estaba a rebosar y ya todo reservado para lo que quedaba de noche. No era de extrañar con la cantidad de gente que había en el pueblo. Al final acabamos un poco por casualidad en un restaurante italiano situado en la misma plaza, La Romantica (Gran Rue, 40), donde descansamos y cenamos de maravilla a base de pasta y lasaña. 

Cuando salimos del restaurante comprobamos que muchos turistas habían decidido ya retirarse a sus hoteles y nosotros, aprovechamos que las calles estaban ya mucho mas vacías, para volver a pasear por los rincones que mas nos habían gustado y disfrutarlos sin tanta gente.


Barrio de Pescadores y Curtidores de Colmar

Colmar es única, es una pequeña ciudad preciosa que en Diciembre adquiere un encanto aún mas especial con los mercados de adviento, es el reflejo de un cuento que no hay que perderse si se quiere disfrutar de un verdadero ambiente navideño.

Mercados Navideños de Colmar:

  • MERCADO DE NAVIDAD PLACE DES DOMINICAINS
  • MERCADO INFANTIL DE NAVIDAD DE LA PEQUEÑA VENECIA
  • MERCADO DE NAVIDAD PLACE JEANNE D'ARC
  • MERCADO DE NAVIDAD PLACE DE L'ANCIENNE DOUANE
  • MERCADO INTERIOR DEL KOÏFHUS

19 comentarios:

  1. Si que parece de sueño si!!
    Normal que esté a petar de gente xD
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiada gente había! Es la única queja que tengo del viaje, jeje!
      Disfruta mucho de lo que te queda de viaje! ;)

      Eliminar
  2. Deseando leer el resto de entradas! Este año estaremos allí en la misma época, el puente de diciembre y estamos apuntando todos los detalles. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os va a encantar la zona ya veréis! Nosotros es la primera vez que viajábamos en esa época y desde luego ambiente navideño hay un montón. Os seguimos por cierto, ya os tengo enlazados al blogroll :)

      Eliminar
  3. Precioso Colmar y muchos de los pueblos de la Alsacia. Yo estuve en verano y veo que tengo que volver en navidad, qué maravilla, es mágico!! Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa al contrario, me vine con ganas de volver en primavera, que también tiene que estar precioso.

      Eliminar
  4. Nunca he estado en Colmar y mira que le tengo ganas, está muy arriba en mi lista de pendientes. Y ahora, después de ver esas maravillosas fotos que le habéis hecho todavía me apetece más. Sin duda la navidad es una época genial para viajar a cualquier ciudad, pero Colmar se lleva la palma de fotogénica.
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen pues yo te lo recomiendo, la Alsacia merece mucho la pena y Colmar igual, pero es que los pueblos que visitamos el siguiente día son de cuento igual. Eguisheim por ejemplo me encantó! Si puedes no te lo pienses! Un saludo!

      Eliminar
  5. Guauuu qué bonito!! Qué fotos más chulas!! Y lo de que estén llenos las ciudades con mercados navideños creo que debe ser la tónica general porque cuando estuve en Frankfurt había también muchísima gente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff! Miedo me da el tema de la gente en esta época! Nosotros estamos mirando opciones para el puente de diciembre de este año y solo espero que en la ciudad que elijamos no esté todo tan lleno como en esta zona!

      Eliminar
  6. Qué región más bonita, ganas ya de ir por allí! Menudas fotos, son preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica! Allí hay montones de rincones muy fotogénicos! Es un paraíso para hacer fotos jeje.

      Eliminar
  7. Un artículo increíble con unas fotos maravillosas. Colmar es precioso y en esas fechas en Europa hay muchos lugares que brindan la posibilidad de vivir una navidad mágica. Es un imán para los turistas pero merece la pena aguantar un poco el agobio por visitar sitios así. Gran trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estábamos allí no dejaba de pensar en que no estábamos disfrutando todo lo que podríamos por la gente que había, pero la verdad es que si que merece la pena porque los malos recuerdos se olvidan y te quedan los buenos. Y se ve que no escarmentamos porque este diciembre me encantaría volver a ver mercados de Navidad por Europa ( a pesar de las multitudes, jeje) Un beso!

      Eliminar
  8. Colmar es una maravilla, especialmente en tiempos navideños como el de tu entrada. En verano da gusto visitar los pequeños pueblos de Alsacia, llenos a rebosar de geranios, pequeñas bodegas y multitud de gente dispuesta a pasarlo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto que comentas de visitar alguna bodega es una de las cosas que se nos quedaron pendientes, y los paisajes en verano tienen que ser una pasada! Nosotros de eso no pudimos disfrutar pero claro, todo no se puede...

      Eliminar
    2. No, claro, y en Navidad es igualmente precioso. Yo sólo doy ideas...

      Eliminar
  9. Hola me encanta tu entrada las.fotos.son geniales y la.información muy útil.Nosotros tenemos pensado viajar 24, 25 y 26.. No sabemos si en esas fechas podremos comer y cenar en cualquier lugar.. también nos gustaría una orientación sobre los precios muchas gracias!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Buenos días! Voy a ir del 31 de diciembre al 2 de enero a Basilea, y teníamos pensado ir el 31 a Colmar (ya que es el último día que hay mercados navideños). Sabes si en estas fechas hay mucha gente? Y como me recomiendas ir de Basilea a Colmar? Muchas gracias!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...