domingo, 28 de agosto de 2016

Que ver en Capadocia (Día 3): Goreme Sunset Point, Kaymakli, Mustafapasa, Uchishar y Cavusin.


Miércoles 21 de Octubre de 2015


Eran las cinco de la mañana cuando sonó el despertador en nuestro hotel de Goreme. Miguel Ángel había dejado todo el equipo fotográfico preparado el día anterior, las baterías cargadas y la ropa lista. Estaba muy ilusionado por poder fotografiar un momento como ese.  Apenas tardamos unos minutos en prepararnos y casi nada en llegar al mirador del Goreme Sunset Point, desde donde ya habíamos visto atardecer el día anterior.Era nuestro segundo amanecer en la Capadocia

En el primero, que nos había dejado un sabor agridulce, habíamos visto sobrevolar los globos desde nuestro hotel pero desde una perspectiva nada buena para tomar fotografías, y esa mañana esperábamos resarcirnos.

Y eso fue lo único que hicimos, esperar y esperar… Ver como pasaban los minutos, uno tras otro, las horas, ver como la noche dejaba paso al día, como comenzaba a amanecer y como los globos que había en el valle continuaban allí abajo, sin ni tan si quiera inflarse, sin despegar,…

Fue muy frustrante convencernos, ya casi a las 8 de la mañana, que durante ese amanecer ningún globo sobrevolaría la Capadocia. Nunca supimos por qué. Todas las excursiones contratadas habían sido suspendidas y ya no volveríamos a tener una tercera oportunidad. Esa noche tendríamos que coger un primer vuelo a Estambul desde el Aeropuerto de Kayseri para empezar nuestro viaje de regreso a casa. No volveríamos a ver amanecer en la Capadocia, al menos no en este viaje.   

Ningún viaje es perfecto y cuando volvimos al hotel a desayunar no dejábamos de pensar en la “mala suerte” que habíamos tenido.  A las nueve de la mañana nos despedíamos del Mithra Cave Hotel, recogíamos nuestro equipaje y hacíamos el check out. Nos íbamos hacia el sur, a visitar la ciudad subterránea de Kaymakli, de la que nos separaban apenas 30 km.

CIUDAD SUBTERRÁNEA DE KAYMAKLI

Tanto Kaymakli como Derinkuyu (la segunda ciudad subterránea de la región) reciben gran cantidad de viajeros y son visitas que no deberían dejar de realizarse si se viaja a la Capadocia. Nos habían comentado que la diferencia entre ambas se reducía a que Derinkuyu era la más profunda y Kaymakli la más grande en extensión.  

Ciudad Subterránea de Kaymakli
Fue una de las visitas más diferentes que hemos realizado, y por supuesto no apta para personas que sufran de claustrofobia. 

Y fue increíble pasar por esos pasillos bajo tierra, descender a los niveles inferiores y entrar en cada una de las salas.


Pero por momentos fue también bastante agobiante, pues en algunos tramos apenas podíamos ponernos de pie y teníamos que caminar casi arrastrándonos de rodillas, cargando con la mochila y el trípode que increíblemente nos dejaron pasar en la entrada.


 

Antes de entrar se nos acercaron varios guías que nos ofrecían guiarnos por el interior de la ciudad troglodita, y que nosotros rechazamos. Ahora, después de haberla visitado, hubiese entrado con guía sin pensarlo. No solo por las explicaciones que nos hubiese dado durante el recorrido, sino también porque la señalización en el interior era realmente mala y en algunos tramos llegamos a desorientarnos, lo que unido a la sensación de agobio hizo que por momentos no lo pasásemos bien del todo.

MUSTAFAPASA

Salimos de Kaymakli con la idea de visitar algún pueblo típico de la Capadocia alejado de las zonas más turísticas. En todas partes veíamos recomendada la localidad de Mustafapasa como una de las más bonitas y auténticas de la región y decidimos que sería nuestra siguiente parada.

Lo que realmente fue auténtico fue el trayecto hasta llegar al pueblo; una carretera secundaria que atravesaba pueblos que parecían parados en el tiempo, gallos que cruzaban por los caminos entre coche y coche, y ganaderos con bueyes que hacían que nos detuviésemos cada pocos kilómetros. Sin duda estábamos viendo la parte más auténtica de Turquía.

Mustafapasa no nos llamó demasiado la atención. Realmente el pueblo no era para nada turístico y eso lo notamos nada más llegar, pero apenas le dedicamos unos minutos, dimos un paseo por sus calles y nos sentamos en una terraza a tomar un par de cafés.



Cuando nos marchábamos de allí, me llamó la atención una de sus casas y cuando el dueño me vio haciendo fotos a la fachada nos invitó a entrar para enseñárnosla. Según nos contó era la vivienda más antigua de la localidad y parecía tener alguna importancia histórica, pero aún teníamos bastantes cosas por ver y le dijimos que no. 

FORMACIONES DE ÜRGÜP 

Habíamos visto en el mapa que nos habían entregado en el hotel, que en la localidad de Ürgüp y junto a la carretera, se encontraban unas de las formaciones más conocidas de la Capadocia y decidimos desviar unos kilómetros nuestra ruta con el fin de fotografiarlas.


Formaciones en Ürgüp

Tan solo nos detuvimos unos minutos en el mirador junto al cual se encontraban las chimeneas de las hadas, y nos perdimos un rato entre los puestos ambulantes que allí había. No visitamos el pueblo. 

UCHISHAR Y MIRADOR

Dejamos Ürgüp para continuar nuestra ruta hacia Uchisar, otro pueblo de la Capadocia famoso sobre todo por su castillo.

Antes de llegar a la localidad, paramos en un segundo mirador situado junto a la carretera desde donde pudimos disfrutar de unas vistas perfectas del pueblo y de los valles y paisajes que lo rodean.


Uchisar

El castillo de Uchisar (el Kale) se levanta en la parte más alta del pueblo y desde allí (dicen) se pueden observar unas bonitas vistas de los alrededores. Nosotros no subimos.




En Uchishar nos limitamos a ver algunas de sus casas excavadas en las rocas mientras paseábamos por el pueblo, que a pesar de no ser demasiado pequeño, parecía bastante solitario. 



También allí aprovechamos para comer en el jardín de un restaurante que nos llamó la atención, el Center Café & Restaurant.

GOREME PANORAMA

Después de comer salimos en dirección a Cavusin, el último de los pueblos que teníamos planificado en la ruta de ese día y donde habíamos planeado realizar varias visitas.

En el camino hacia Cavusin (de unos 8 km) debíamos volver a atravesar Goreme, y justo antes de llegar al pueblo, a unos 3 o 4 km de Uchishar, encontramos un mirador bastante conocido que hasta ese momento no habíamos tenido ocasión de visitar, el Goreme Panorama.  


Goreme Panorama

El lugar está bastante frecuentado, y nada mas llegar nos encontramos con varios autobuses de excursiones, un montón de puestos de souvenirs y un Restaurante / Café con unas vistas espectaculares sobre las chimeneas de las hadas de los valles cercanos a Goreme. Una parada imprescindible. 

IGLESIA DE CAVUSIN Y FORMACIONES

Cuatro kilómetros más nos costó llegar desde el Goreme Panorama hasta el pueblo de Cavusin. 

Cavusin es bastante pequeño, un puñado de casas distribuidas a lo largo de la carretera principal desde donde se tiene acceso a la Caviçin Kilisesi o la Gran Iglesia del Palomar, uno de los lugares que nos habían llevado a visitar esta localidad.


Caviçin Kilisesi (Gran Iglesia del Palomar)

8 liras nos costó la entrada a la iglesia, que visitamos completamente solos. No había nadie mas allí y pudimos recorrer todas las salas subiendo y bajando por unas escaleras de hierro, ver los frescos, y tomar fotografías sin problemas. 



Frescos en el interior de Cavicin Kilisesi

La segunda visita la haríamos a la salida del pueblo, donde se encuentran unas de las chimeneas de las hadas más conocidas de la Capadocia. 


Valle de Cavusin

Tres formaciones coronadas con una roca en la parte mas alta que parece estar sujetándose haciendo equilibrios, y desde donde esperamos para ver atardecer... 


VUELO KAYSERI - ESTAMBUL 

Cuando ya anocheció emprendimos el camino hacia el Aropuerto de Kayseri, parando antes a tomar unos cafés en el Restaurante de Ávanos donde habíamos comido un par de días antes (Kapadokya Sofrasi).

Una vez en Kayseri devolvimos nuestro coche de alquiler y esperamos a embarcar. Nuestro vuelo hacia Estambul despegaba a las once y media de la noche, con más de media hora de retraso, pero ese día poco nos importó. Por primera vez en nuestra vida viajera nos habían asignado dos asientos en la salida de emergencia sin haberlos pagado. Viajamos comodísimos con tanto espacio extra para movernos, aunque el vuelo duró poco mas de una hora y no pudimos disfrutarlo demasiado.


ISG Airport Hotel  Fuente: www.isgairporthotel.com
Llegamos al Aeropuerto de Sabiha Gokcen muy, muy cansados, casi a la una de la madrugada y con ganas tan sólo de llegar al hotel para dormir... Aunque aún nos quedaron fuerzas para comprar un par de hamburguesas en el Burguer King del Aeropuerto que nos llevamos a la habitación del hotel para cenar.

El ISG Airport Hotel estaba a solo cinco minutos caminando del Aeropuerto. Cargamos con las maletas hasta allí, hicimos el check in, cenamos a toda prisa y no creo que tardase mas de diez minutos en dormirme.  

A las siete de la mañana teníamos que estar de nuevo en pie, nuestro último vuelo nos llevaría a Madrid a la mañana siguiente. 

Jueves 22 de Octubre de 2015

Y la última mañana del viaje poco tuvo de especial... 

Escuchamos sonar el despertador a las 7 de la mañana después de haber dormido apenas cinco horas. Por suerte, lo hicimos en un hotel perfecto, con camas comodísimas donde al menos conseguimos descansar bien y donde disfrutamos del mejor desayuno bufé de todo el viaje.

Aguantamos dos horas de espera en el aeropuerto y a las 9,45h de la mañana despegamos en el último vuelo de este viaje que nos trajo de nuevo a Madrid. Esta vez no disfrutamos de asientos en la salida de emergencia, pero el vuelo iba bastante vacío y pudimos descansar también en el avión.

Terminaba un viaje de lo más especial que nos había descubierto dos nuevos países (Grecia y Turquía), que nos había llevado a conocer pueblos de color blanco y azul (en Santorini), ciudades cargadas de historia (en Atenas y Estambul), montañas mágicas (en Meteora) y paisajes únicos (en la Capadocia). 


Algún día volveremos a Grecia a descubrir mas islas.
 Y quizás algún día volvamos  también a Turquía, a  continuar conociendo otras regiones del país y a reencontrarnos con la Capadocia. 

PUEDES LEER EL RELATO COMPLETO DEL VIAJE:


6 comentarios:

  1. Sí que da rabia no poder ver algo que tienes en mente! Qué faena lo de los globos!! Qué pasaría para que no hubiera vuelos¿¿??
    Aún así, preciosas fotos, como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tengo ni idea, igual detectaron alguna corriente de aire o algo así y por eso no despegaron... pero aparentemente el tiempo era bastante bueno y estaba soleado por la mañana... ni idea la verdad... Aunque nos gustó tanto la Capadocia que seguro que algún día volveremos!

      Eliminar
  2. Una pasada tanto los viajes y la manera de relatarlos como las fotografías que tomáis en ellos!
    Espero leeros pronto de nuevo. Os dejo mi blog, aunque soy principiante en el tema de viajes: https://mytraveljournalrrm.blogspot.com.es

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Qué ganas de Capadoccia! un rollo cuando tienes previsto algo y no puede ser. Las galerías subterráneas me llaman mucho la atención, ese submundo es impresionante. Las fotos como siempre, espectaculares!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo es que teníamos muchas ilusiones puestas con esas fotografías pero no nos podemos quejar, fue lo único que no salió bien en un viaje tan largo y con tantos traslados.
      Las ciudades subterráneas son una pasada, a mí me encanta hacer este tipo de visitas, aunque esta vez fue una visita un poco agobiante...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...