jueves, 26 de junio de 2014

Día 12; Venecia (II): la isla de Burano, Rialto y paseo en góndola.

6 de Octubre de 2011

Este día nos levantamos con un objetivo principal, pasar la mañana visitando Burano. Nos hubiese gustado visitar el resto de las islas pero el tiempo era escaso.


Para llegar a Burano cogimos en primer lugar un vaporetto en Piazzale Roma que nos llevó hasta Fundamente Nove, desde donde salen los vaporettos que hacen el trayecto hasta Burano. En el primero de los vaporettos tardamos unos veinte minutos, el trayecto del segundo, el que nos llevó hasta Burano, fue más largo y duró aproximadamente cuarenta minutos.

En el camino pasamos por San Michelle, la isla cementerio de Venecia, donde desde el siglo XIX se decidió trasladar todos los enterramientos de la ciudad y también, mas adelante y desde el vaporetto, vimos la isla de Murano, famosa por la fabricación del cristal del mismo nombre.

Cuando preparé el viaje vi que los comentarios eran comunes, si había que elegir una isla, ésta tenía que ser Burano y sin duda, es cierto. Es más, yo recomendaría a todo el mundo que vaya a pasar al menos dos días en Venecia que dedique una mañana o una tarde a conocer la isla porque es un lugar precioso.


A nosotros nos encantó la visita, tanto que en principio pensábamos dar una vuelta rápida y volver a Venecia, pero al final acabamos pasando unas cuatro horas allí y aprovechamos para comer antes de coger de nuevo el vaporetto de vuelta.

 
  
Si algo destaca en Burano es el color de las fachadas de sus casas, cada rincón de la isla parece una postal…

Canales en la Isla de Burano



Las coloridas fachadas de las casas de Burano

Ya de nuevo en Venecia nos dirigimos a la zona de Rialto, cruzando antes el Sestiere de Canareggio hasta llegar al Gran Canal para ver las fachadas de los Palacios Ca Pesaro y Ca d'Oro.

Puente de Rialto


Desde allí seguimos hacia el famoso Puente de Rialto que hasta el año 1854 fue el único puente peatonal que unía las dos orillas del Gran Canal.

El Puente de Rialto

Avanzaba la tarde y aún teníamos pendiente algo importante si se visita por vez primera Venecia, dar un paseo en góndola. No voy a profundizar en los precios que el recorrido en cuestión tiene pues me parecen un robo, había leído que el trayecto tiene una duración de media de unos cuarenta minutos aunque el nuestro fue apenas de media hora a pesar de que antes de comenzar el paseo se lo remarqué varias veces al gondolero.

Dar un paseo en góndola es algo típico, que a la mayoría de los que viajamos por primera vez a la ciudad nos hace ilusión (sobre todo si el viaje en cuestión es en pareja), pero cuando acabó no pude evitar la sensación de sentirme algo estafada. Además el trabajo del gondolero no ayudó a que nuestra impresión mejorase pues en total durante el recorrido chocó la góndola tres veces y no de forma sutil.

Paseo en góndola


Aún así mientras duró lo disfrutamos y, a pesar de todo, lo recomiendo, con un poco mas de suerte seguro que encontráis un gondolero que os haga mas amena la experiencia. Nosotros tuvimos mala suerte.

Paseo en góndola

Después del paseo en góndola, acababa ya la tarde y comenzaba a anochecer sobre Venecia, paseamos de nuevo por los Sestieres de Santa Croce y San Polo hasta llegar de nuevo a nuestro hotel.



Rincones en Santa Croce y San Polo

Terminaban nuestros días en Venecia, una ciudad que desde entonces se ha convertido en la mas diferente y especial de cuantas he visitado.


El Gran Canal
  
Venecia es, en mi opinión, una ciudad para pasear, para perderse, sin rumbo, para olvidar en la medida de lo posible los itinerarios preconcebidos y dejarse llevar por cada uno de los rincones que a cada paso se presentan.


7 comentarios:

  1. Sin duda es una gran idea acercarse hasta Burano, es muy diferente a Venecia y el paseo os mereció la pena. Ya de vuelta en Venecia, las fotos muestran unos rincones muy bellos y tranquilos, alejados de las rutas típicas. Estoy de acuerdo contigo en lo del paseo en góndola, cómo no dejarse llevar y contratarlo. Fue una mala suerte que el gondolero fuera poco delicado.... Un post muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda mereció la pena Susana, Burano es una isla preciosa, es de esos lugares que te vas encontrando en el camino y que te sorprenden tanto que los recuerdas siempre. Un beso!

      Eliminar
  2. No conozco aún Venecia y no es por falta de ganas, pero nunca se ha cuadrado encontrar un vuelo a buen precio!
    Bonitas fotos!
    Por cierto, lo de sentirse estafada con una atracción como las góndolas es algo que creo que es muy habitual en los viajes. Uno hace una actividad que es típicamente turística y se terminan aprovechando del pobre viajero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes M. Carmen! Es que ni me he atrevido a escribir lo que nos costó el paseo en góndola porque de verdad que me da hasta vergüenza haber pagado esa cantidad por media hora. Como dices a veces hacemos actividades un poco "porque toca" pero yo desde luego cuando vuelva a Venecia no pienso repetir con las góndolas. Un beso!

      Eliminar
  3. Lo de sentirse estafada en una atracción turística creo que es más habitual en sitios turísticos... de todos modos, montar en góndola creo que es algo obligatorio cuando se viaja a Venecia, ciudad a la que tengo muchas ganas de conocer!

    ResponderEliminar
  4. Acertasteis eligiendo Burano, qué preciosidad de isla!! Qué lástima que el paseo en góndola fuera una decepción... Recuerdo que cuando fui a Venecia ni me lo planteé, pero con 15 años no se tiene la capacidad económica para permitirse algo así... Quizá la próxima vez! Un saludo! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nosotros no tendremos una próxima vez en una góndola seguro, jeje. Hoy en día con lo que nos costó pago casi dos noches de alojamiento en algún destino... Pero bueno, son cosas que hay que hacer una vez en la vida, no?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...