miércoles, 10 de septiembre de 2014

Día 2 en Oporto (Mañana): Ribeira, Terreiro da Sé y crucero.


Sábado 19 de Abril de 2014 (Mañana)

Íbamos a dedicar nuestro segundo día en Oporto a visitar la zona de la Ribeira, la más bonita de la ciudad y donde pasamos prácticamente toda la mañana y buena parte de la tarde. Y para llegar hasta allí decidimos hacerlo por el camino menos “cómodo” pero más bonito, adentrándonos por las estrechas calles del barrio de Terreiro da Sé. 

Desde el mirador situado frente a la Catedral, a la izquierda, unas estrechas calles descienden hacia el río desde la parte más alta de la ciudad...



Rincones en Terreiro da Sé


Largos tramos de escaleras te van adentrando en algunos de los rincones más típicos de uno de los barrios con más encanto de Oporto donde no nos cansamos de tomar fotografías en cada rincón… y donde nos encontramos con unas preciosas imágenes del Puente Luis I en primer término.  


Puente Luis I desde el barrio de Terreiro da Sé



Os recomiendo hacer este trayecto de bajada, porque subir estos largos tramos de escaleras puede ser realmente cansado y porque para subir existe una forma mucho mas cómoda de hacerlo que nosotros utilizamos cuando por la noche tomamos el camino de vuelta, el Funicular dos Guindais. 

Después de este paseo llegamos por fin a la Ribeira donde nos dedicamos a pasear tranquilamente disfrutando de las vistas y del ambiente y nos sentamos a desayunar en una de las muchas terrazas que había a lo largo de la orilla del río.

Puente Luis I desde la Ribeira

Teníamos todo el tiempo del mundo y un día tranquilo por delante con lo que pudimos disfrutar sin prisas de la mañana.

Vistas desde la Ribeira del Puente Luis I y el Mirador de la Sierra del Pilar

Visitamos después una de las Iglesias más importantes de Oporto, la Iglesia de San Francisco, situada muy cerca del río donde teníamos especial interés por visitar las Catacumbas. La entrada permite el acceso a las Catacumbas, al interior de la Iglesia y al museo. La Iglesia nos sorprendió mucho porque su interior, revestido de polvo de oro, resultó ser el más bonito de todas las iglesias que visitamos en la ciudad (aunque aquí tampoco estaba permitido tomar fotografías).   

Iglesia de San Francisco

Y las catacumbas nos parecieron también una visita imprescindible. Bajo la Iglesia recorrimos los caminos en los que se encuentran enterrados los hermanos de la Orden de los Franciscanos. También durante la visita pudimos ver el osario a través de una pequeña ventana de cristal situada aún más en el subsuelo donde se acumulan gran cantidad de huesos humanos. 

Catacumbas en la Iglesia de San Francisco
Osario en el subsuelo de las catacumbas

Mucha gente combina la visita a la Iglesia de San Francisco con la visita guiada al Palacio de la Bolsa, incluso hay entradas combinadas para hacer las dos visitas. A nosotros la visita al Palacio de la Bolsa no nos interesaba con lo que decidimos prescindir de ella.  

Cuando terminamos la visita decidimos dedicar lo que quedaba de mañana a realizar una de las excursiones más típicas de Oporto, El Crucero de los Seis Puentes.

A lo largo del muelle de la Ribeira varias empresas ofrecen este crucero y otros muchos a diferentes precios. Nosotros elegimos el crucero de los Seis Puentes por 10 € por persona y con una duración de 50 minutos. Las salidas son cada media hora desde el muelle de la Ribeira a partir de las 10,00 h y hasta las 18,30 h. 


Crucero de los Seis Puentes

Durante el crucero pasamos junto al Puente Luis I, el Puente do Infante, el Puente D. María Pía, el Puente S. Joao, el Puente do Freixo y el Puente de Arrábida ya casi en la desembocadura del río. Y aunque la zona de la Ribeira, junto al Puente Luis I, es sin duda la más bonita de todo el trayecto y se puede visitar sin necesidad de hacer el crucero, con tiempo suficiente este viaje es una forma diferente de pasar casi una hora en la ciudad.


Crucero de los Seis Puentes

Y terminamos la mañana comiendo un arroz con marisco en la terraza de un restaurante de la Ribeira mientras planeábamos el resto de la tarde pensando en visitar Vila Nova de Gaia y alguna de sus famosas bodegas.  



8 comentarios:

  1. Nosotros seríamos muy atrevidos entonces, porque bajamos y SUBIMOS después las escaleras del barrio de Terreiro da Sé jaja.
    Qué ganas de ver la siguiente parte, ninguna de las dos veces que he estado en Oporto he visitado las bodegas de Vila Nova de Gaia y tengo mucha curiosidad =)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que lo fuisteis, sí... ::) A mi sólo con ver las caras de sufrimiento de los que nos cruzábamos por las escaleras mientras bajábamos se me quitaron las ganas de subir por allí. Con el funicular en un par de minutos nos plantamos arriba sin esfuerzo.
      Yo nunca había hecho una visita a una bodega y para mí fue interesante, aunque ya contaré que realmente no fue tal y como nos lo esperábamos...
      Un beso!

      Eliminar
  2. Otra más que ha ido un par de veces a Oporto, pero ninguna a sus bodegas. Recuerdo que la primera vez que fui no me gustó nada, sin embargo, la segunda (y última, de momento), me encantó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantó Oporto Verónica, no sé por qué no es un sitio más visitado porque tiene un encanto "diferente" al de otras ciudades. Lo de la visita a una bodega lo solucionas volviendo una tercera vez, que tú tienes suerte que lo tienes cerquita. Un saludo!

      Eliminar
  3. Cuando estuvimos en Oporto nuestro segundo día fue calcado al vuestro!!! :O Nosotros tampoco entramos en la Bolsa, pero fue porque estaba cerrado, aunque no recuerdo por qué.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé por qué pero a mi esa visita no terminaba de convencerme M. Carmen, el salón árabe debe de ser bonito pero preferimos dedicar ese tiempo a hacer el crucero de los 6 puentes. Puede que con mal tiempo hubiésemos cambiado los planes...

      Eliminar
  4. Hace apenas un mes que hemos regresado de un fin de semana largo en Oporto y nos ha cautivado esta ciudad. Hemos seguido muchas de tus recomendaciones. El ambiente de la Ribeira es de lo mejor junto con el maravilloso Palacio de la Bolsa y el paseo que dimos el primer día que nos llevó al Jardín de las Virtudes, un remanso de paz con unas vistas inmejorables. Sin embargo las bodegas nos decepcionaron un poquito porque ya hemos visitado muchas en Espana y es un rollo completamente distinto. También influyó que lo dejáramos para el último día que era lunes por lo que no encontramos mucho ambiente. En unos días publicaremos en nuestro blog http://unosamigosdeparadores.blogspot.com.es/ nuestras impresiones de la ciudad. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros el Palacio de la Bolsa no lo visitamos así que estaré atenta a ver que cuentas sobre él.
      En cuanto a las bodegas, nos gustó la visita aunque como digo fuese muy destinada a vender la "marca", pero como nunca antes habíamos visitado ningunas y no tenemos con cual compararlas nos llevamos un buen recuerdo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...