viernes, 16 de enero de 2015

Visitar Múnich en un día (I): Marienplatz y alrededores.


Miércoles 18 de Junio de 2014 (Mañana)

Múnich no era una ciudad que llamase demasiado nuestra atención, al menos no como lo hacía Salzburgo, donde si teníamos ganas de viajar desde hacía tiempo.

Por este motivo no teníamos unas expectativas muy altas con nuestra visita a la capital de Baviera, ni teníamos una larga lista de lugares por visitar, y esto hizo que la ciudad nos dejase un buen recuerdo que no esperábamos. 





No llevábamos el desayuno incluido en el hotel en el que nos alojábamos, con lo que comenzamos la mañana poniéndonos en camino hacia Asamkirche o Iglesia de Asam y buscando un lugar donde desayunar en el trayecto. A poco más de cinco minutos de nuestro hotel encontramos el Café Briscelta (situado en el pasaje de Asam), un local donde lo que más destacaba era una terraza decorada con flores y todo tipo de pequeños detalles y donde desayunamos de maravilla  al aire libre antes de comenzar a conocer la ciudad. 

Café Briscelta

La Iglesia de Asam (Asamkirche) se encuentra situada en Sendlinger Straße 62, a tan sólo unos pasos del Café Briscelta. El exterior del edificio puede pasar desapercibido, pero el interior de estilo barroco y rococó merece una visita y es muy diferente al de otros templos que hemos visitado antes.   

Asamkirche

Después de nuestra primera visita del día nos dirigimos al centro de Múnich y al lugar mas conocido de la ciudad, la Marienplatz.

Y cuando llegamos no pudimos tener una visión peor, un escenario ocupaba todo el centro de la plaza, donde había varias furgonetas y coches estacionados ocupándose de la construcción del mismo, varios altavoces, carteles publicitarios y unos cuantos coches de policía que no esperábamos encontrar. La decepción que tuvimos fue enorme, la Marienplatz era el lugar de Múnich que más ganas teníamos de conocer, quizás el único del que esperábamos una buena impresión y nos encontramos con todo lo contrario. Después nos enteramos de que todo se debía a los preparativos para la Procesión del Corpus que se celebraba al día siguiente en la ciudad.

Marienplatz

Habíamos leído mucho sobre las famosas vistas de la ciudad y de la misma Marienplatz  que se podían observar desde la torre de la Iglesia de San Pedro (St Peterskirche) situada en una de las esquinas de la plaza, en el número 1 de Rindermarkt, pero después de ver el estado en el que estaba la plaza decidimos que no nos compensaba subir a pie los más de 300 escalones que nos separaban de la torre.

Ayuntamiento Nuevo (NeusRathaus)

Finalmente decidimos conformarnos con esperar al final de la tarde para acceder en ascensor al mirador de la torre del Ayuntamiento Nuevo (NeusRathaus) desde donde también podríamos contemplar la plaza, aunque desde una perspectiva diferente a la de la Iglesia de San Pedro y donde lo mejor de la plaza, el Ayuntamiento Nuevo, obviamente no aparecería. 


Torre del Ayuntamiento Nuevo

El Ayuntamiento Nuevo o NeusRathaus es sin duda el edificio mas espectacular de toda la plaza y el carrillón del reloj de su torre es una de las principales atracciones de Múnich. A las 11,00h, 12,00h y 17,00 h treinta y dos figuras se mueven cada quince minutos representando diferentes escenas.

Carrillón del Reloj de NeusRathaus

Nosotros pudimos presenciarlo a las 12 del medio día y resulta un tanto cómico ver como cientos de personas se quedan inmóviles durante un cuarto de hora viendo como unas figuritas dan vueltas sin parar al ritmo de una melodía que suena en toda la plaza.  


Paseamos por la Marienplatz durante un rato, viendo la Columna de Santa María que se ubica en el centro de la Plaza y el edificio del Ayuntamiento Viejo, en cuya torre se encuentra el Museo del Juguete.

Columna de Santa María y Ayuntamiento Viejo

Aunque habíamos decidido no subir al mirador de la torre de la Iglesia de San Pedro, decidimos terminar el recorrido visitando el interior de la Iglesia antes de marcharnos de la Marienplatz en dirección a la Catedral de Munich (Frauenkirche) 


Iglesia de San Pedro (St Peterskirche)

La iglesia de San Pedro nos gustó y el interior de la Catedral no nos sorprendió mucho, pero ninguna de las dos superó a la Iglesia de Asam que habíamos visitado a primera hora de esa misma mañana. 

Interior de la Catedral de Munich

Desde la Catedral continuamos el recorrido hasta el Viktualienmarkt, el mercado al aire libre de Múnich donde teníamos intención de terminar la mañana. En el mercado de Múnich hay puestos de todo tipo de comida entre los que paseamos durante un buen rato disfrutando del ambiente, y durante este rato nos dimos cuenta de que realmente lo mejor que tiene esta ciudad es eso, su ambiente.

Viktualienmarkt

Hicimos algunas compras y decidimos terminar la mañana comiendo allí mismo, en Viktualienmarkt. Compramos bebida y comida en el mercado y nos sentamos al aire libre, en bancos corridos, para disfrutar de unos platos típicos bávaros junto a algunos desconocidos.

Tras la comida continuamos la ruta hacia la Residenz donde pasaríamos buena parte de la tarde visitando el Palacio urbano mas grande de Alemania.

PUEDES LEER EL RELATO COMPLETO DEL VIAJE:


8 comentarios:

  1. A mi Munich me gustó, pero no visitamos la Residenz :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay que elegir, vosotros vistéis el Jardín Inglés, por ejemplo, y nosotros no fuimos.
      La Residenz si queríamos visitarla y nos gustó bastante, además de que teníamos la entrada incluida en el Bono de los Palacios. En el próximo post ya daré detalles, jeje.

      Eliminar
  2. Ya estoy deseando leer la siguiente entrada en el blog sobre Munich. Me han hablado mucho del ambiente de esta ciudad y de lo carísima que es. Qué hay de cierto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una ciudad barata Susana, pero a mí tampoco me dio la impresión de ser tan excesivamente cara, lo es como la mayoría de las ciudades de esta parte de Europa.
      El ambiente es lo mejor de Munich, en el próximo post hablaré de las cervecerías que visitamos que están genial (y eso que a mí la cerveza no me gusta nada) Los días que estuvimos estaba todo a tope de gente, comiendo y bebiendo en los parques, mercados, todo muy animado. No me quiero imaginar como será los días de la Oktoberfest!

      Eliminar
  3. Me sorprendieron las primeras líneas de tu entrada, porque soy un enamorado de Múnich. He estado varias veces, incluyendo una Semana Santa pasada por agua y siempre me quedo con ganas de volver. Iglesias, museos, cervecerías, calles, jardines y plazas. Me gusta el ambiente y la disfruto cada vez que voy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo tengo que reconocer que en principio no me habría planteado viajar a Munich solo por ver la ciudad, nos llamaban mucho mas los alrededores la verdad, y al final me gustó mas de lo que pensaba.

      Eliminar
  4. A mí Munich me gusta por el ambiente y las cervecerías y aunque no me importaría volver no es mi ciudad favorita de lo que conozco de Alemania. De todos modos mi paso por allí fue bastante fugaz, habrá que volver para visitar a fondo sus atractivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, yo no creo que vuelva a corto plazo la verdad, era el lugar que menos ilusión me hacía de todo el viaje y al final me gustó, pero vamos, no estaría mas de un par de días en la ciudad. Me gustan mas los paisajes y pueblos de Baviera!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...