domingo, 20 de marzo de 2016

Que ver Atenas (Día 2): Acrópolis, Plaka, Anafiotika y atardecer en Filopappos.


Miércoles 14 de Octubre de 2015


En nuestro último día completo en Grecia nos esperaba una de las visitas imprescindibles que se pueden realizar en la capital del país, conocer la Acrópolis

La verdad es que yo no esperaba demasiado de esta vista, realmente no esperaba demasiado de Atenas en general y quizás al no llevar unas expectativas muy altas, la visita no resultó del todo decepcionante. 

Desayunamos un día mas en el bufé del hotel y salimos hacia el recinto arqueológico con la idea de aprovechar el trayecto pasando por uno de los barrios mas conocidos de la ciudad, Anafiotika. Parece ser que no supimos orientarnos bien entre las callejuelas de esta parte de Atenas, y llegamos a la entrada de la Acrópolis sin haber visto las calles de este barrio típico de la ciudad. Por la noche volveríamos a darnos una segunda oportunidad.


Para entrar en la Acrópolis utilizamos la misma entrada que ya habíamos adquirido la tarde anterior al visitar el Ágora Antigua y que, como ya conté, permite el acceso a varios monumentos durante cuatro días consecutivos. Una vez dentro dedicamos un par de horas a visitar el recinto arqueológico. Es difícil abstraerte de las grúas y los andamios mientras se contempla el Partenón. Y los cientos de turistas que allí encontramos tampoco ayudaron a que la visita fuese del todo relajada. 



La Acrópolis ha sido expoliada y saqueada durante siglos y realmente, en la visita se necesita bastante imaginación para tratar de reconstruir en la mente como era este lugar de culto de la capital griega. Aún así solo por poder contemplar el Partenón, el más importante de todos los edificios de la Acrópolis, merece la pena visitar Atenas


Justo en frente, en el Erection, pudimos contemplar el pórtico de la cariátides. Este edificio está totalmente reconstruido y las cariátides que allí se encuentran son realmente réplicas de las originales. La mayoría de ellas están expuestas al público en el Museo de la Acrópolis y la restante se puede visitar en el British Museum de Londres.


Las Cariátides en la Acrópolis

Otro de los edificios mas importantes del recinto de la Acrópolis y que visitamos a continuación fue el Templo de Atenea Niké. También en este caso, algunos de sus relieves los pudimos contemplar ya en el 2012 en nuestra visita al British Museum



La Acrópolis se encuentra situada en la cima de una montaña, a una altitud suficiente para que pueda ser divisada desde buena parte de la ciudad. 


Vistas del Ágora Romana y de Atenas desde la Acrópolis

En la ladera de esa montaña, se puede observar otro de los lugares mas importantes de la antigua Grecia, el Teatro de DionisioEra bastante tarde ya cuando llegamos a este punto y por eso decidimos no visitarlo, nos conformamos tan solo con estas vistas desde la altura. 


Teatro de Dionisio

Salimos del recinto arqueológico con la idea de entrar el Museo de la Acrópolis, y hacia allí nos dirigimos. Ya sabíamos de ante mano que la entrada no estaba incluida en el ticket de la Acrópolis y que se pagaba a parte, pero aún así nos parecía una visita interesante y complementaria a la del recinto arqueológico. 

El paseo hasta allí se nos hizo mas largo de lo esperado y, aunque llegamos a estar en la misma entrada del museo, y pudimos contemplar ese suelo transparente que deja ver algunos restos arqueológicos de la antigua ciudad, finalmente decidimos no entrar.

Son muchas las visitas que se pueden realizar en Atenas, y es posible ocupar bastante tiempo en conocer todos y cada uno de los sitios arqueológicos y los museos de la capital griega, pero nosotros preferimos dedicar las horas que nos quedaban del día a recorrer sus barrios mas típicos, a pasear y a disfrutar de un último atardecer con vistas.

Aún así, de camino al centro de la ciudad, aún tuvimos tiempo de realizar una última visita y dar por concluidas nuestras entradas a recintos arqueológicos conociendo el Templo de Zeus Olimpico o Olimpeion.


Templo de Zeus

De haber tenido un día mas en Atenas, hubiésemos vuelto sin duda para ver atardecer otro día desde aquí, mientras el Sol se esconde entre las enormes columnas del templo.



El resto de la tarde la dedicamos a recorrer el barrio de Plaka, a pasear por sus calles llenas de tiendas, a hacer las últimas compras y a tomarnos un frappé en una de sus muchas terrazas.  

Cuando ya se acercaba la hora de la puesta de Sol nos pusimos en camino a través de unos senderos rodeados de árboles hacia la Colina de Filopappos para ver atardecer. Si las vistas que tuvimos la tarde anterior desde Licabeto alcanzaban a contemplar toda la ciudad e incluso a poder ver el mar, desde Filopappos pudimos contemplar la mejor de las perspectivas de la Acrópolis mientras se escondía el Sol.


Atardece desde Filopappos

De vuelta al hotel tratamos, por segunda vez en el día, de encontrar las calles del barrio de Anafiotika. Y esta vez lo logramos. Aunque ya era de noche pudimos pasear por sus solitarias calles bajo la Acrópolis ya iluminada.



Dicen que los habitantes de Anafiotika, echando de menos las islas, trataron de recrear un pequeño pueblo cíclado con casas bajas pintadas de blanco. 



A pesar de que, en mi opinión, ni de lejos tiene el mismo encanto que los pueblos de las islas, si es un buen lugar para pasear y alejarse del caos de la ciudad.




Queríamos despedirnos de Atenas (de Grecia) con una cena con vistas y el mejor lugar lo teníamos en el restaurante situado en la azotea de nuestro propio hotel. Con la imagen de la Acrópolis iluminada dominando Atenas nos fuimos a dormir. 

Vistas de la Acrópolis desde la terraza del Central Hotel

Al día siguiente nos despedíamos de Grecia, nos esperaba un día largo de trayectos en el que cambiaríamos de ciudad, de país y de continente. Pero sobre todo cambiaríamos de cultura. Turquía nos estaba esperando, tan diferente a todo lo que habíamos visto hasta el momento...

Toda una semana por delante para descubrir un nuevo mundo, y para pisar por primera vez Asia. 




4 comentarios:

  1. Grecia no está todavía en la lista de pendientes a corto plazo, pero sí que tengo ganas de conocerla. Lástima que no se pudiese conservar la Acrópolis como estaba en la antigüedad, todavía hoy no somos muy conscientes de que tenemos que preservar nuestro patrimonio. Impaciente por leer los artículos sobre Turquía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará cuando decidas ir seguro! :) Aunque para mí Atenas no fue lo mejor del viaje merece la pena pasar un par de días al menos.

      Eliminar
  2. Pues para haber cientos de turistas en la Acrópolis, en las fotos parece que no hay nadie!!
    Hace años que tengo ganas de visitar Grecia porque me encanta la Historia Antigua, pero a Atenas los vuelos siempre son muy caros... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un efecto óptico, jeje. Había muchísima gente pero a ciertas zonas no se puede acceder caminando y por eso parece que esté vacío.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...