domingo, 28 de enero de 2018

Oxford en un día.

Martes 6 de Diciembre de 2016

Llevábamos tres días en la Campiña Inglesa recorriendo los preciosos pueblos de los Cotswolds , sorprendidos por el tiempo tan soleado que estábamos teniendo. El clima no estaba siendo para nada el que nos esperábamos antes de comenzar el viaje y, aunque hacía frío, mucho frío, el cielo estaba siempre despejado. Hasta este día que, bajo una intensa niebla, dedicaríamos a recorrer la ciudad de Oxford...

Christ Church College

Como no teníamos incluido el desayuno en el Eynsham Hall, decidimos madrugar algo mas que de costumbre y parar a desayunar de camino a Oxford. Y cuando salimos a la calle con la intención de recorrer un poco los alrededores del hotel en el que nos habíamos alojado, nos encontramos con una niebla espesa que lo cubría todo.


No éramos capaces de ver unos metros mas allá de donde estábamos, y con una perspectivas nada buenas para visitar Oxford, nos marchamos del hotel sin casi haber visto sus jardines.



Habíamos decidido alojarnos en el Eynsham Hall por varios motivos; porque estaba situado muy ceca de Blenheim Palace, pero también porque entrar en Oxford con el coche lo habíamos descartado nada mas comenzar a preparar el viaje.

Por suerte a las afueras de la ciudad hay una extensa red de Park & Ride, que te permiten dejar el coche estacionado durante un tiempo a un precio no muy elevado, y llegar al centro de Oxford en un bus por tan solo unas libras. 

Nosotros escogimos por situación el Seacurt Park&Ride, un parking a tan solo diez minutos en bus del centro de la ciudad y que además estaba situado junto a un Mc Donalds donde aprovechamos para desayunar antes de coger el bus hasta el centro de Oxford.

La verdad es que ese día no estábamos muy motivados para visitar la ciudad, la niebla tan espesa que lo cubría todo nos había quitado un poco la ilusión de conocer Oxford y quizás por eso, la visita nos defraudó en cierto modo. 



La última parada del bus del Park & Ride nos dejó a solo unos pasos de Carfax Tower, una torre con un reloj a la que se puede acceder para contemplar las vistas desde su mirador. Yo ya había leído que estas vistas no eran ni de lejos las mejores de la ciudad y por eso, y por la niebla, las pasamos por alto...


Carfax Tower

Desde allí comenzamos a caminar hacia el Christ Church College. Habíamos pensado comenzar las visitas del día por el interior de este college con la esperanza de que, en el tiempo que pasásemos visitándolo, la niebla levantase algo... aunque ya os adelanto que no tuvimos suerte.


Tenía muchas ganas de conocer este college por ser posiblemente el mas famoso de la ciudad y por ser también escenario de la famosa saga de películas de Harry Potter.


Christ Church Meadow

Pagamos 7 libras cada uno por la entrada y comenzamos a recorrerlo por los jardines del recinto. Aquí, a diferencia de otros colleges que vimos después, encontramos en la entrada un cartel informativo que nos indicaba qué estancias del College eran visitables en ese momento, y el horario de apertura de cada una de ellas. Por suerte para nosotros, tanto el Comedor como la Catedral estaban abiertas cuando llegamos, por lo que accedemos sin pensarlo.

Christ Church College

Después de pasear por los jardines del Christ Church Meadow  y ver hasta donde la niebla nos permitía, accedimos al Christ Church College ascendiendo una gran escalera que nos condujo directamente hasta el Great Hall, el famoso comedor que tantas ganas teníamos de visitar.


Great Hall, Chist Church College

Un vigilante nos indicó que entrásemos lo antes posible pues tan solo faltaban quince minutos para que lo cerrasen al público y eso hicimos, nos quedamos hasta la hora de cierre y conseguimos fotografiarlo sin ningún turista que estropease la imagen.

Después de recorrer buena parte del recinto, pasamos por el Claustro y terminamos la visita en la Catedral que se encuentra en su interior, Christ Church Catedral.


Christ Church Catedral

Christ Church Catedral

Cuando salimos del College perdimos toda esperanza de que la niebla levantase. Era mas de medio día y el clima apenas había cambiado, así que decidimos caminar por la famosa y comercial Cornmarket Street hasta llegar al centro de la ciudad, donde se concentraban la mayor parte de los edificios históricos en tan solo unos metros a la redonda. 


Famosa Tienda Alice Shop

Uno de los motivos de querer que el cielo se despejase, era poder disfrutar de las vistas desde la Torre de la Iglesia de St Mary the Virgin, pero viendo como estaba el tiempo, decidimos prescindir de subir porque poco íbamos a poder disfrutarlo.


St Mary the Virgin

Lo que sí hicimos fue entrar a visitar el interior de la famosa iglesia, de acceso gratuito, aunque sin poder disfrutar de las vistas de su torre la visita nos supo a poco.


Interior de St Mary The Virgin


Interior de St Mary The Virgin

El principal edificio que se puede observar desde la torre de St Mary the Virgin es la Radcliffe Camera. Una construcción de forma circular que alberga una gran biblioteca y cuyo interior no es visitable. Aún así, la Radcliffe Camera se ha convertido en uno de los edificios mas conocidos y fotografiados de Oxford.


Radcliffe Camera

Detrás de la Radcliffe Camara se encuentra otro de los lugares mas importantes de la ciudad, la Biblioteca Bodleiana (Old Bodleian Library).  Hay varios tours guiados con diferentes horarios para visitar la Biblioteca Bodleiana. Había leído que el tour mas recomendado era "el tour corto", una visita guiada en la que se visitaba la famosa biblioteca de Harry Potter (Duke Humphrey) y la Divinity School, pero cuando nosotros llegamos a la taquilla justo acababa de acceder el último grupo y no era hasta varias horas mas tarde cuando se realizaba la siguiente visita.

Old Bodleian Library (Biblioteca Bodleiana)

Después de pensarlo un rato, decidimos sacar una entrada que nos permitiese acceder únicamente a la Divinity School sin necesidad de guías, por tan solo 2 libras. La visita a la famosa Biblioteca Duke Humphrey Library nos quedó pendiente para una segunda ocasión.


Divinity School

Divinity School

Desde allí caminamos hacia el Bridge of Sighs, pasando antes por el Sheldonian Theatre. El Bridge of Sighs es otro de esos lugares que aparecen incluidos en todas las rutas por Oxford. Une dos edificios históricos y se construyó, dicen, como una réplica del Puente de los Suspiros veneciano  (aunque yo realmente le encontré mas parecido al puente de Rialto).


Bridge of Sights

Era aún pronto cuando habíamos terminado de visitar los lugares que llevaba señalados como imprescindibles en Oxford, por lo que decidimos que antes de marcharnos de la ciudad, queríamos visitar algún otro College. 

Fue así como comenzamos a caminar por Hight Street con la idea de llegar al Merton College, pero debimos ser muy torpes y por mucho que lo intentamos no conseguimos encontrar el acceso y terminamos en la puerta del Magdalen College.


Magdalen College

Llegamos al Magdalen College por casualidad y pagamos 6 libras por la entrada. Aquí, a diferencia del Christ Church College, no había ningún cartel que indicase si las principales estancias estaban abiertas al público o no, ni los horarios de apertura, y nosotros nos confiamos y entramos sin más.


Magdalen College

Nada mas acceder al College comenzamos a caminar junto al río, por sus jardines y el lugar nos pareció de lo mas bonito.  Había leído que era fácil encontrar animales en libertad por los campos que rodeaban el College (sobre todo ciervos) aunque nosotros no los vimos. Seguramente en un día despejado hubiésemos disfrutado aún mas de la visita.


Magdalen College

El comedor lo encontramos cerrado y completamente a oscuras, aunque desde la puerta algo pudimos ver... Fue una pena no haberlo disfrutado como nos hubiese gustado porque tampoco pudimos acceder a la capilla que encontramos también cerrada al público. 


Magdalen College

Con la visita al Magdalen College dimos por finalizada nuestra estancia en Oxford, una ciudad que me decepcionó en cierto modo. Quizás la tenía muy idealizada o quizás el tiempo no nos ayudó a disfrutarla como merecía, pero nos quedamos con la sensación de que sin duda lo mejor de Oxford es visitar el interior de sus Colleges y demás edificios históricos.

Volvimos a la parada del bus para regresar al Park & Ride de Seacurt y cuando llegamos ya a media tarde nos dimos cuenta de que ni si quiera habíamos parado a comer. A esas hora ya, hicimos una "merienda" en el mismo Mc Donalds en el que habíamos desayunado horas antes y nos pusimos en ruta hacia el que sería nuestro alojamiento de esa noche.

Llegamos una hora mas tarde al The Winning Post, un hotel / pub situado a unos 7 km del centro de Windsor. El hotel en sí nos recordó en cierto modo al The White Hart, nuestro primer alojamiento de este viaje. Aunque la habitación del The Winning Post fue sin duda la mejor de todas las que utilizamos en esta ruta.



Esa noche pensábamos cenar en el Restaurante del hotel, pero habíamos comido tan tarde que optamos por no hacerlo y quedarnos descansando en nuestra preciosa habitación. Al día siguiente viajaríamos hasta Salisbury pasando antes por Windsor y su castillo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...