En ruta por los Cotswolds (Día 3): Broadway, Chipping Campden, Stow on the Wold, Lower Slaughter y Blenheim Palace.

Lunes 5 de Diciembre de 2016

Cuando la noche anterior nos fuimos a dormir nos imaginábamos que el entorno del hotel en el que habíamos pasado la noche debía ser realmente precioso, pero no imaginábamos cuanto hasta que esa mañana a primera hora decidimos salir a la calle a explorar los congelados campos de la Campiña que nos rodeaban. 

Jardines del Dumbleton Hall Hotel al amanecer


Dumbleton Hall Hotel

Hacía mucho frío de madrugada pero por suerte el Sol continuaba acompañándonos un día mas en este viaje.



Desayunamos en el restaurante del hotel y sobre las diez de la mañana comenzamos el que sería nuestro último día en los Cotswolds con la idea de dedicar la mañana a seguir viendo algunos pueblos y la tarde a visitar el Palacio de Blenheim.

BROADWAY:

A tan solo 15 minutos de nuestro alojamiento se encontraba el pueblo de Broadway, que queríamos visitar fundamentalmente para conocer su torre. Un lugar que se ha convertido en uno de los símbolos de los Cotswolds y también en uno de los enclaves mas fotografiados.


Torre de Broadway

Llegamos a Broadway bastante rápido pero una vez allí, y sin ni siquiera haber bajado del coche, decidimos cambiar los planes y acercarnos primero a la famosa torre. Lo que no imaginábamos cuando comenzamos a seguir las señales en la carretera, era que la distancia entre el pueblo y la torre fuese mucho mayor de lo que nos imaginábamos.



Así que una vez allí, y desde lo alto de la colina en la que se ubicaba la Torre de Broadway, tomamos la decisión de no retroceder camino y prescindir del pueblo de Broadway para continuar la ruta hacia nuestra siguiente parada, Chipping Campden. 

CHIPPING CAMPDEN:


Si algo me hacía ilusión hacer en Chipping Campden era poder ver algunas de las construcciones mas típicas de esta región, sus casas con tejado de paja. 


Casa típica en Chipping Campden

En Sheep Street empezamos la ruta por este pueblo y fue allí donde encontramos la mayoría de estas viviendas.



Después recorrimos la calle principal, Hight Street, pasando por el antiguo mercado para llegar al extremo opuesto del pueblo en el que se ubica su Iglesia, St James Church.


Torre de St James Church

En este paseo nos dimos cuenta de que Chipping Campden era bastante mas grande que la mayoría de los pueblos que habíamos visitado hasta el momento, y que las distancias entre los puntos de interés eran también mayores.


Calles de Chipping Campden

Entramos a St James Church a través de un precioso cementerio que, como venía siendo habitual en estos pueblos, rodeaba a la Iglesia. Terminamos la visita  paseando junto al edificio y entrando a visitar en interior, antes de volver al coche para ponernos de nuevo en ruta.


St James Church

Sobre las doce del medio día estábamos saliendo de Chipping Campden y sabíamos que la mañana poco mas iba a dar de sí. Teníamos que llegar a Blenheim Palace antes de la última entrada (a las 16,45 h) pero antes queríamos visitar Lower Slaughter.

STOW ON THE WOLD:

Ya me había hecho a la idea de que, al menos en este viaje, me iba a quedar sin ver Stow on The Wold y uno de los lugares que siempre encontraba ilustrado en imágenes cuando leía información de los Cotswolds, la Iglesia de St Edwards con su famosa puerta flanqueada por dos enormes árboles. 


Iglesia de St Edwards

Pero cuando pasamos junto al pueblo decidimos parar aunque solo fuese para visitar la iglesia. Stow on the Wold no fue un pueblo que disfrutásemos como nos hubiese gustado, pero también es cierto que poco nos sorprendió lo que vimos en el poco tiempo que estuvimos allí.


Iglesia de St Edwards
Tienda de antigüedades en Stow on the Wold

LOWER SLAUGHTER:

El último lugar que visitamos en los Cotswolds fue Lower Slaughter, fue el último y fue también la mayor sorpresa de todo el recorrido. No había leído demasiados comentarios de este pequeño pueblo y allí nos encontramos por sorpresa con el lugar mas fotogénico de toda la ruta.


Copse Hill Road, Lower Slaughter

Lower Slaughter estaba prácticamente vacío cuando llegamos. Dejamos el coche estacionado junto al río que lo atraviesa, el Eye, y junto al cual hicimos decenas de fotos. 


Copse Hill Road 

Varios puentes cruzan el río de una orilla a otra junto a la calle mas famosa del lugar, Copse Hill Road, elegida también como la calle mas romántica de toda Gran Bretaña, y al final de la cual se encuentra un precioso molino de agua. 


¿No me diréis que el pueblo no tiene encanto?

También muy cerca del río visitamos la Iglesia poco antes de entrar en un restaurante en el que nos habíamos fijado desde que llegamos a Lower Slaughter, The Slaughters Country Inn.

Iglesia en Lower Slaughter

Pedimos carne y Fish & Chips y mientras comíamos planeamos el resto del día.

Nuestra ruta por los Cotswolds finalizaba en el que, para nosotros, fue el pueblo mas bonito y fotogénico de todo el viaje. Desde allí nos poníamos de nuevo en ruta, 45 minutos nos separaban del que fuese lugar de nacimiento de Winston Churchill, el Palacio Blenheim.

BLENHEIM PALACE:


Blenheim Palace

Habíamos acordado visitar únicamente los jardines (15,90 libras por entrada) y poder también disfrutar del exterior del edificio. 


Blenheim Palace

No teníamos tiempo suficiente para realizar la visita completa incluyendo el interior del Palacio, pero de haberlo tenido posiblemente también la hubiésemos pasado por alto porque el precio del ticket para la visita completa nos pareció del todo despreporcionado. 


Jardines en Blenheim Palace

El resto de la tarde hasta que anocheció, lo dedicamos a pasear por los jardines del Palacio, a hacer alguna compra y a tomar unos chocolates calientes en la cafetería antes de poner rumbo al que sería nuestro alojamiento esa noche, el Eynsham Hall Hotel. Un hotel con una arquitectura muy similar al que habíamos usado la noche anterior, aunque claramente de un nivel inferior.

Cuando llegamos no nos sorprendió que las habitaciones se encontrasen en unos edificios externos al principal. A pesar de que no nos fuésemos a alojar en  la casa solariega, el estar tan cerca de un lugar tan especial ya nos merecía la pena. 


Habitación en Eynsham Hall

Además el Eynsham Hall tenía una situación perfecta para nuestra ruta pues se encontraba situado a apenas 10 minutos del Blenheim Palace y a escasos 20 minutos de Oxford, ciudad que íbamos a visitar al día siguiente.

Nos instalamos en la habitación y un par de horas después cenamos en el restaurante del hotel. 

Esa noche poco pudimos disfrutar de los paisajes que nos rodeaban y que tantas ganas tenía de conocer, lo que no sabíamos es que a la mañana siguiente nos marcharíamos del Eynsham Hall sin casi haber podido ver nada del lugar. 


Comentarios