domingo, 26 de marzo de 2017

Que ver en Budapest (Día 3): Parlamento, Casa del Terror, Ópera y Parque Varosliget.

Martes 7 de Junio de 2016 

La verdad es que este viaje a Budapest no necesitó de muchos preparativos, pero una de las cosas que no pasé por alto en la organización fue reservar con antelación la visita guiada al Parlamento

Aunque es posible sacar las entradas allí mismo es recomendable hacerlo a través de este enlace porque los grupos se llenan fácilmente. En él podéis consultar también los horarios de los tours en español y las plazas que quedan disponibles en cada uno de ellos.

Nosotros reservamos la visita en español de las 10,15 h de la mañana, con la idea de empezar por allí la ruta del día, pero para hacerlo antes teníamos que coger el METRO por primera vez en la ciudad. Desde la parada de Kalvin Ter (justo al lado de nuestro hotel) llegamos en 15 minutos a Kossuth Lajos Ter, la parada mas cercana al Parlamento, usando las líneas 3 y 2.

Nada mas llegar nos acercamos al centro de visitantes, un edificio subterráneo en el que los grupos se reúnen y se organizan antes de los tours, y desde donde comienzan las visitas.

Y la visita en sí fue espectacular. Visitar el interior del edificio mas importante de Budapest debería ser casi obligado. El tour no dura mas de una hora y en él se pueden recorrer las salas  mas importantes de este edificio de estilo neogótico.



Nada mas entrar se llega hasta la escalera central a través de una alfombra roja que marca el recorrido y, tras ella, se extienden unas tras otras, el resto de las dependencias del Parlamento.


Interior del Parlamento

La sala de la Cámara Alta o la de la Cúpula son las que mas llamaron nuestra atención, junto con la Santa Corona, custodiada por dos guardias, y  junto a la cual en la actualidad está prohibido tomar fotografías. 


Salimos del Parlamento una hora mas tarde y nos dedicamos a fotografiar el exterior del edificio desde todos los ángulos posibles. 


El Parlamento

Estábamos tan convencidos de que teníamos que comenzar a caminar hacia la Avenida Andrassy para continuar con las visitas del día que nos olvidamos por completo de acercarnos a la orilla del Danubio para ver el Monumento a los Zapatos. Tendríamos que volver al día siguiente. 

Las siguientes horas queríamos dedicarlas a recorrer una de las avenidas mas famosas de Budapest, la Avenida Andrassy, y a visitar algunos de los lugares mas importantes de la ciudad que se encuentran ubicados en esta conocida calle.

La Ópera era el mas cercano pero la primera visita guiada en español no empezaba hasta las 15,00 h y aún era bastante pronto, con lo que decidimos caminar unos metros calle arriba hasta llegar a la Casa del Terror. Su nombre puede recordar a una atracción de feria, pero el edificio es realmente un museo dedicado a las víctimas del fascismo y el comunismo durante el siglo XX.



Desde que entramos una música de fondo que pone los pelos de punta nos acompaña durante el recorrido. La ambientación de la exposición es perfecta y realmente, mientras observamos cada sala, los uniformes, el material propagandístico,  las fotografías,... , rodeados de un color negro que lo inunda todo, podemos casi trasladarnos de época. 

Casa del Terror

El museo se encuentra ubicado en un edificio que sirvió como dependencias policiales. La parte mas dura de la visita llega al final del recorrido, cuando llegamos a los sótanos y a las celdas donde los presos eran sometidos a interminables interrogatorios, y eran aislados y encarcelados durante largos periodos de tiempo mientras sufrían las peores torturas.

La visita la acompañamos con una audioguía (imprescindible) que nos ayuda durante todo el recorrido a entender cada una de las exposiciones. 



Casa del Terror (Fotos hechas con el móvil)

Está prohibido tomar fotografías durante todo el recorrido pero aquí (como ya hicimos en el Hospital in the Rock) hacemos algunas con el móvil. No tienen la calidad que nos gustaría pero sirven para ilustrar lo que allí vimos.

Cuando salimos es casi el medio día y decidimos parar durante un rato a comer algo rápido antes de llegar a la Ópera. Después, retrocedemos camino por la Avenida Andrassy  para llegar hasta allí, es ya tarde para la visita de las 15,00 h pero llegamos a tiempo para comenzar el tour de las 16,00h. 

Mucha gente opta por comprar entradas para alguna de las obras que se representan en el edificio porque a veces los tickets mas baratos para las representaciones son incluso mas económicos que la visita guiada.


La Ópera

Nosotros decidimos hacer la visita guiada porque, además de ser mas informativa, solo de este modo podíamos asegurarnos hacer fotografías al interior del edificio sin problemas. Para poder sacar fotografías durante esta visita es necesario, además de comprar el ticket normal, adquirir también "un permiso" para fotógrafos que cuesta 500 HUF y que es válido únicamente para una persona. Además, adquiriéndolo te permiten también utilizar el trípode durante todo el recorrido.


Lo que mas recuerdo de nuestra visita a la Ópera fue salir al palco real y encontrarme esa preciosa sala en tonos rojos y dorados ante mí. 


Palco en la Ópera

Después bajamos al patio de butacas y allí terminamos el recorrido. Fue una pena que en el escenario estuviesen preparando el decorado de la siguiente representación y lo encontrásemos lleno de andamios y grúas. 



Al final del recorrido te ofrecen la posibilidad de asistir a un mini concierto que se representa en las mismas escaleras y al que nosotros no fuimos. 

El resto de la tarde lo íbamos a pasar en el parque mas famoso de la ciudad, el Parque Varosliget, y para llegar hasta él cogeríamos la Línea 1 de METRO, que recorre bajo tierra la Avenida Andrassy de norte a sur, y que es casi, por sí misma, una atracción turística mas. 


Línea 1 de Metro

Vagones del siglo pasado y estaciones que parecen haberse parado en el tiempo, fue lo que nos encontramos bajo tierra antes de llegar a Varosliget.

El parque es el mas grande de la ciudad y, además de pasear, allí es posible también realizar algunas de las visitas mas interesantes de Budapest, como conocer el Castillo Vajdahunyad. 


Castillo Vajdahunyad

El castillo es una réplica de los castillos de Transilvania y la zona en la que se encuentra es una de las mas bonitas de Varosliget. A los pies de Vajdahunyad, un lago refleja la imagen del propio castillo. Allí esperaríamos mas tarde para ver atardecer.


A través de un puente levadizo accedimos a los caminos que parten del castillo y que también están plagados de estatuas, la mas famosa de todas ellas, Anonymus.


Estatua Anonymus

También junto al Parque Varosliget se encuentra uno de los balnearios mas conocidos de Budapest y el que hubiese sido nuestra primera opción de haber visitado alguno, Szechenyi. Al final decidimos no entrar porque íbamos cargados con el equipo fotográfico y dejarlo en las taquillas no nos terminaba de convencer. Quedó pendiente para una segunda visita a la ciudad.

Hicimos tiempo hasta que casi se puso el sol cenando en el Varosliget Café & Restaurant, en una terraza a orillas de un lago lleno de barcas a pedales y con la imagen del castillo de fondo.

Y ya de camino de nuevo al Metro visitamos la conocida Plaza de los Héroes, una de las plazas mas importantes de Budapest y que da entrada al Parque Varosliget. Junto a ella se encuentran algunos de los museos mas conocidos de la ciudad, y en el centro se levanta el Memorial del Milenio. Nos encantó poder verla iluminada.

Plaza de los Héroes

Era nuestra última noche en la ciudad, al día siguiente regresaríamos a última hora de la tarde hacia Madrid y aún teníamos algo importante que hacer; visitar un ruin pub o bar en ruinas. Los ruin pubs se han convertido en un símbolo mas de la noche de Budapest, la ciudad está plagada de estos locales construidos con objetos de todo tipo que cuelgan de sus paredes e incluso del techo. A veces se ubican en edificios antiguos y sus paredes suelen estar pintadas por artistas callejeros.

El mas famoso de todos es el Szimpla Kert, junto al cual habíamos pasado un par de días antes. Era nuestra primera opción cuando nos planteamos visitar uno de estos bares pero se encontraba ubicado bastante lejos de nuestro hotel. Sin embargo El Puder, otro ruin pub quizás no tan conocido pero también muy visitado, se encontraba justo al lado del Ibis Centrum donde nos alojábamos.

El Puder (Ruin Pub)


Y fue allí donde terminamos el día tomando un par de copas mientras hacíamos balance de como estaba siendo nuestro viaje a Budapest.



Al día siguiente nos despediríamos de la ciudad con un crucero por el Danubio...


2 comentarios:

  1. Tengo que volver a Budapest que nos dejamos muchas cosas en el tintero. Para empezar, el museo del terror porque íbamos que no nos dio tiempo. También es verdad que nos hizo un calor espantoso y "perdimos" dos tardes en balnearios. Yo fui con mi reflex y la dejé en las taquillas y no hubo problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí precisamente solo me quedó pendiente ir a los balnearios. Le teníamos muchas ganas al Szechenyi pero habíamos escuchado de todo sobre dejar las cosas en las taquillas y como el hotel nos pillaba tan lejos, no nos apeteció ir y volver a dejar la cámara. Otra vez será!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...