miércoles, 5 de abril de 2017

Que ver en Budapest (Día 4): Monumento a los zapatos y Crucero por el Danubio.

Miércoles 8 de Junio de 2016

Poco nos había quedado pendiente para el último día que íbamos a pasar en Budapest. Habíamos aprovechado mucho mas de lo planeado los días anteriores, no estamos acostumbrados a viajar en verano y los largos días del mes de junio ayudaron a aprovechar el tiempo al máximo.

Lo que sí nos había quedado pendiente era conocer el conocido Monumento a los Zapatos que habíamos olvidado visitar el anterior día cuando dedicamos las primeras horas de la mañana a conocer el interior del Parlamento.





Ese miércoles hicimos el check out y dejamos el equipaje en la consigna del hotel. Después repetimos el trayecto en Metro del día anterior y volvimos a salir en Kossuth Lajos Ter. Pero esta vez, lo hicimos justo unos minutos antes de que comenzase el cambio de guardia, y tuvimos la oportunidad de ver "el espectáculo" durante unos minutos antes de continuar hasta la orilla del Danubio.

Cambio de Guardia en el Parlamento


Justo en la orilla del río y en frente del Parlamento se extiende una de las obras escultóricas mas conocidas de Budapest. Varias decenas de zapatos, de mujeres, hombres y niños, sirven de homenaje a los cientos de judíos que durante el holocausto perdieron sus vidas asesinados junto a las aguas del Danubio


Monumento a los Zapatos

Allí estuvimos un buen rato, sentados junto a la orilla, descansando, antes de comenzar a caminar por la orilla de regreso al centro de la ciudad.



Habíamos decidido que nuestro último día en Budapest sería tranquilo y mientras paseábamos junto al Danubio y veíamos los barcos que surcaban el río, pensamos que hacer un crucero podría ser un buen broche final para el viaje.

La elección de la empresa la hicimos sobre la marcha, buscando principalmente que el barco zarpase lo mas pronto posible para no perder demasiado tiempo en esperas. Íbamos comparando los horarios y también los precios en los carteles situados en los diferentes muelles y al llegar al número 10 nos encontramos con la empresa Dunayacht, que por 2100 Huf ofertaba cruceros de ida y vuelta hasta isla Margarita.

No miramos mucho mas y decidimos comprar dos entradas y correr hasta el barco, que zarpaba cinco minutos mas tarde. 


Crucero por el Danubio

Compramos un par de bebidas en la cafetería y nos sentamos en la cubierta a disfrutar de unas vistas diferentes de la ciudad, desde una nueva perspectiva.


Castillo de Buda desde el Crucero por el Danubio

Fue estando ya en el barco cuando nos enteramos de que el mismo ticket podía ser utilizado también durante dos días consecutivos, y que además permitía bajar en Isla Margarita para aprovechar el trayecto visitando uno de los parques y zonas de ocio mas conocidas de Budapest.  

Nosotros no teníamos tiempo suficiente pero de haberlo sabido antes,  hubiésemos planeado el crucero en otro momento del viaje, y con más tiempo libre hubiésemos incluido esta isla situada en el Danubio también en el planing de visitas.


Vistas del Parlamento desde el Barco

Era ya medio día cuando bajamos del barco y comenzamos a pensar en que lugar elegir para comer antes de despedirnos de Budapest. Caminando de regreso al hotel recorrimos de nuevo la Vaci Utca, hicimos algunas compras de última hora y comparamos restaurantes hasta que, por casualidad, llegamos a la altura del Fatal Restaurant y recordé haberlo visto recomendado en un conocido foro de viajes. 

No nos lo pensamos y decidimos sentarnos en una de las mesas de su terraza. Pedimos dos platos buenísimos con unas raciones enormes que no fuimos capaces de terminarnos. Fue la última y la mejor comida del viaje, y además a un precio más que bueno. 

Fatal Restaurant

El resto de la tarde poco tuvo de interesante; regresamos al hotel y terminamos de organizar el equipaje. Un taxi nos llevó de nuevo al aeropuerto y un vuelo de Ryanair, nos devolvió a media noche y sin ningún contratiempo a Madrid.

Solo recuerdo que después de comer, poco antes de llegar al hotel, mientras íbamos despidiéndonos de las calles de Budapest me encontré con esta señal y no pude evitar parar, coger la cámara y hacer la última fotografía de este viaje. 



2 comentarios:

  1. Me dio mucha rabia pero nosotros no pudimos ver el monumento de los zapatos. En nuestro viaje, la zona del Parlamento estaba en obras y no se podía acceder. Preciosas fotos como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena! A mi es una de las cosas que mas me interesaba y la verdad es que al final lo terminamos dejando para el último día...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...