Últimos Artículos Publicados
_______________________

Que ver en Suiza (Día 5): Visitar el Lago Blausee y Conclusiones.


Martes 23 de Abril de 2019

Seguro que cualquiera que se imagine un paisaje típicamente suizo pensará rápidamente en la imagen de alguno de esos lagos alpinos, de aguas cristalinas, que se encuentran en la mayoría de las montañas del país.


Y yo no quería irme de Suiza sin visitar alguno de estos lagos. Como ya he contado, al viajar con una bebé habíamos desechado la idea de hacer largas rutas de senderismo, y el problema que nos planteaba era que para acceder a la mayoría de estos lugares era necesario recorrer a pie largos tramos de senderos.


Blausee, un precioso lago en los Alpes Berneses.

Buscando información di con los lagos Oeschinensee y Blausee, en el valle de Kandertal. La idea inicial era visitar los dos, pero por falta de tiempo tuvimos que elegir tan sólo uno y nos decantamos por el segundo fundamentalmente por su facilidad de acceso.



Para llegar hasta Oeschinensee era necesario tomar un teléferico y después recorrer un tramo a pie, preveíamos que la visita nos iba a llevar bastante más tiempo que conocer el Lago Blausee y aquella tarde, necesitábamos llegar a Ginebra a primera hora para coger el vuelo que nos llevaría ese mismo día de regreso a Madrid.


Para llegar al lago Blausee no era necesario tomar funicular, trenes, ni realizar largas caminatas. El lugar es de lo más accesible y la verdad es que, quizás, este demasiado preparado para el turismo y eso le hace perder algo de encanto.


Justo al llegar hay un gran parking para visitantes y junto a las taquillas una tienda de recuerdos. Una vez dentro hay un par de rutas posibles para llegar hasta el lago.  La primera de ellas de muy fácil acceso y de no más de diez minutos para personas con movilidad reducida y para viajeros con bebés. La segunda algo más larga, de más difícil acceso, pero que atraviesa bosques y paisajes más espectaculares que la anterior.


El Lago Blausee es un lugar precioso, un lago de aguas cristalinas y rodeado de un bosque espectacular con montones de senderos por los que perderse.


Sin duda la zona está pensada principalmente para el turismo familiar y es que allí es difícil aburrirse: hay zonas de juegos para los más pequeños, paseos en barca por el lago, zonas de pic nic etc…


Durante la visita al Lago Blausee es posible comer en el restaurante del Hotel Blausee, que se encuentra dentro del parque natural, y también en una pizzería cercana.

Pasamos unas dos horas viendo el Lago y los bosques que lo rodean, y desde allí pusimos rumbo al aeropuerto de Ginebra.

Conclusiones del Viaje a Suiza

Nos quedó muy buen recuerdo del país, vimos mucho de lo planeado pero nos quedaron también muchas visitas pendientes.

Como ya os conté, fue un viaje diseñado para viajar con una bebé de once meses, en el que priorizamos las visitas cómodas y de fácil acceso, y los lugares en los que preveíamos ella iba a disfrutar más.

En Suiza hay visitas suficientes para realizar decenas de viajes y no repetir, hay tantas rutas posibles como viajeros diferentes, solo hay que buscar información de los principales puntos de interés y elegir cuales se adaptan a tus gustos, forma física y presupuesto.

Hay miles de pueblos que visitar, cascadas, decenas de funiculares y trenes que ascienden a las montañas más altas, lagos alpinos, cuevas escondidas, y montones de actividades y deportes que realizar. Solo hay que elegir…

En nuestro caso nos quedaron algunos lugares pendientes que seguro incluiríamos en un segundo viaje al país. Me quedé con muchas ganas de coger el teleférico que desde Lauterbrunnen te lleva al pueblo de Murren, un pueblo sin coches situado en lo más alto de las montañas y donde dicen las vistas son de espectáculo. 

Me quedé con las ganas de subir al Top of Europe (quizás lo hagamos cuando nos toque la lotería porque menudos precios), de visitar más lagos como el de Oeschinensee o de llegar a la región de Zermatt y ver el Matterhorn. Tampoco tuvimos tiempo para visitar las ciudades suizas y lugares como Berna Lucerna también tendrán que esperar a una segunda ocasión, porque la habrá y seguro que más tarde o más temprano, volveremos a Suiza.



  
   
        
        Puedes colaborar enriqueciendo el blog dejándonos un comentario con tus dudas, consejos, aportaciones o sugerencias. Te leemos! ⬇⬇

Comentarios

  1. Magníficas fotos!

    Lástima que por el momento Suiza tenga sus fronteras cerradas a los viajeros... porqué el lugar bien merece una visita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tienes alguna duda o sugerencia? Coméntanos!