Últimos Artículos Publicados
_______________________

Nuestros hoteles en Chicago y Nueva York. Preparativos de Viaje.


La realidad es que cuando comenzamos a buscar destino para nuestro viaje de Octubre de 2019 y pensamos en volver a USA, la ruta inicial que planteamos poco tuvo que ver con lo que fue finalmente el viaje en sí.

Habíamos barajado muchos destinos en el mapa, queríamos hacer un viaje cómodo con una bebé de entonces 17 meses, pero no queríamos quedarnos en Europa. Buscábamos un país con buena sanidad y en el que pudiésemos visitar varios destinos, a ser posible urbanos. En aquellos momentos nos parecía más fácil recorrer ciudades que hacer turismo de naturaleza, y Estados Unidos parecía el lugar perfecto. Volver a USA venía motivado fundamentalmente por conocer la ciudad de Chicago, pero además de eso pensamos en volar desde allí a Toronto para visitar la ciudad y Niágara, y terminar el viaje en un lugar al que estábamos deseando regresar: Nueva York.

Esa fue la idea inicial, pero el viaje finalmente se redujo a conocer Chicago y volver a visitar Nueva York  con calma. Decidimos dejar Toronto y sus alrededores para otra ocasión (que espero no tarde en llegar) y centramos los preparativos del viaje en estas dos grandes ciudades.

¿Dónde alojarse en Chicago? 

The Congress Plaza Hotel

Los hoteles en Chicago son caros muy, muy caros. Cuando comencé a buscar alojamiento me sorprendió encontrarme precios casi similares a los de Nueva York. Todo lo que parecía no salirse del presupuesto se encontraba a las afueras de la ciudad o era de muy, muy baja calidad. Finalmente encontré el Congress Plaza Hotel, un alojamiento que no podía estar mejor situado, ubicado en plena Avenida Michigan y justo en frente del Millenium Park. Durante nuestra estancia llegamos caminando a todos los lugares que queríamos visitar e Chicago, sin necesidad de usar ningún tipo de transporte público.

The Congress Plaza Hotel


The Congress Plaza Hotel & Convention Center, que así se llama realmente el alojamiento, es un hotel con historia y eso se nota nada más llegar a su hall de entrada y a la zona de recepción, con decenas de sillones, decoración en tonos dorados, tiendas y servicio de botones.



Realmente las zonas comunes convencen más que las habitaciones, que son de lo más sencillas aunque suficientemente cómodas. En nuestro caso reservamos una habitación doble con dos camas Queen Size que contaba con aire acondicionado, televisión y unas “preciosas” vistas a un muro de piedra.



LA HISTORIA OCULTA DEL CONGRESS PLAZA HOTEL

"O como cuando estando de viaje descubres que has elegido para alojarte el hotel más embrujado de todo Estados Unidos"

  Basta con hacer una búsqueda rápida en Google para descubrir la historia oculta del hotel en el que estábamos hospedados. Y eso fue lo que ocurrió, cuando el primer día de viaje, regresamos de nuestra ruta del día y ya de noche me puse a mirar Internet.

Parece ser que en todos los años de historia del hotel han sido muchos los huéspedes que han comunicado a recepción haber escuchado sonidos extraños por los pasillos del edificio, haber visto sombras en sus habitaciones y ascensores detenerse sin que nadie los hubiese llamado. 

La historia de este hotel de 871 habitaciones parece estar llena de fenómenos embrujados aunque si hay un lugar de todo el edificio en el que, dicen, la mayoría de estos fenómenos se concentran es en la planta cuarta y especialmente en la habitación 447la más embrujada del hotel y lugar de origen de casi todas las experiencias paranormales que se han contado del Congress Plaza Hotel.

¿Adivináis en que habitación nos habían hospedado?


Pues sí, no pudimos tener más suerte.



¿Donde alojarse en Nueva York?
World Center Hotel

Durante el primer viaje que realizamos a Nueva York nos alojamos en el Ramada New York Eastside, un hotel situado en el Midtown y a solo unos pasos del Empire State. En esta ocasión, en cambio, tenía claro que quería alojarme en el Distrito Financiero. La ubicación era la mejor para realizar algunas de las visitas que considerábamos imprescindibles en esta segunda vez en la ciudad. Queríamos llegar a desembarcar en Liberty Island (la primera vez no conseguimos hacerlo), queríamos ver atardecer desde Jersey City, dedicar un día completo a pasear por Brooklyn y otro a recorrer a fondo de nuevo el Distrito Financiero y ver algunos lugares que aún estaban en construcción durante nuestro primer viaje, como el mirador del One World Trade Center o el Museo del 11 S.

El alojarnos en Financial District suponía ahorrar mucho tiempo en trayectos para realizar todas estas visitas y, buscando hoteles en esta zona, di con el que finalmente sería nuestro alojamiento durante los días que estuvimos en NY, el World Center Hotel.

Desde que llegamos por primera vez, ya de noche, a nuestra habitación y abrí aquel ventanal supe que no podía haber elegido un alojamiento mejor. 


World Center Hotel

Los rascacielos del Distrito Financiero se alzaban alrededor de nuestro edificio. Bajo él, las enormes piscinas que se edificaron justo en el lugar donde se encontraban las Torres Gemelas se iluminaban a unos metros de nuestra ventana, y uno de los edificios más altos del mundo, el One World Trade Center, se alzaba justo en frente de nosotros. 

Vistas desde nuestra habitación en World Center Hotel

Por las noches, cuando volvíamos de nuestros paseos por Nueva York y nuestra peque se dormía, nos sentábamos junto a aquella terraza, viendo simplemente a la gente, los coches, los rascacielos, la vida en Manhattan, y dejábamos pasar el tiempo.

Por lo demás el hotel también fue perfecto, la habitación era casi un mini apartamento con nevera, sala de estar con sofá, cafetera, y una enorme cama King Size. 


El hotel contaba también con lavandería gratuita a modo de autoservicio, que utilizamos a mitad del viaje.

Aunque no incluía desayuno, en la recepción se servía durante todo el día café, chocolatinas, cereales y fruta de forma gratuita, y en cada planta se podían coger botellines de agua también sin coste. 

Otros preparativos del viaje:

¿Cuanto cuesta volar a USA?

Como para el viaje necesitábamos realizar tres vuelos y nos salía mejor de precio combinar aerolíneas, decidimos comprarlos a través de un intermediario (en este caso ECI) y no directamente con las aerolíneas como hacemos casi siempre.

Realizamos el trayecto Madrid - Chicago con Iberia, el vuelo Chicago - Nueva York con Delta y el vuelo de regreso de Nueva York a Madrid con American Airlines. El precio de cada billete de adulto  fue de 410 € en total (por los 3 trayectos), el billete de nuestra peque (menor de dos años entonces y sin asiento asignado) fue de unos 50 € aproximadamente.



Ninguno de los vuelos incluía equipaje facturado, así que después de mucho pensarlo decidimos arriesgarnos y viajar únicamente con equipaje de mano. Llevamos tres maletas de cabina, además del carro de la peque en una bolsa de transporte dentro de la cual pude meter pañales y alguna cosa mas. A los bebés se les permite transportar sin coste un carro y otro accesorio como cuna de viaje o silla para el coche, además de una bolsa de mano donde llevar sus pertenencias. Con ésto, y sabiendo que en el hotel de Nueva York contaríamos con lavandería gratuita, conseguimos apañarnos sin problemas durante todo el viaje.

Solicitar el ESTA (el visado de entrada al país) es imprescindible antes de viajar a Estados Unidos, y para evitar que te engañen y pagar más del precio oficial es importante realizarlo a través de la WEB OFICIAL.

  • Únicamente hay que introducir los datos de todos las personas que vayan a realizar el viaje y, en unas horas normalmente, se recibe la confirmación (en la mayor parte de los casos) que permite la entrada a USA. 
  • El ESTA en la actualidad tiene una validez de dos años por lo que, si se tiene aprobado de algún viaje anterior dentro de ese periodo de tiempo, no es necesario volver a tramitarlo.

El último paso de los preparativos de este viaje fue contratar un seguro de viaje, imprescindible en un viaje a USA donde cualquier visita a un médico, por muy insignificante que parezca, te puede suponer tener que desembolsar una gran cantidad de dinero si no viajas con seguro médico.

Por último, decidimos no reservar ninguna entrada anticipadamente, aunque sabíamos que había muchas visitas que queríamos realizar en las que era conveniente llevar reserva previa. Dudamos mucho si llevar reservada con antelación la visita a la Estatua de la Libertad y a Ellis Island, pero teniendo cuenta que no íbamos a subir a la Corona (el tipo de visitas que antes se agotan) y que viajábamos con una bebé, decidimos improvisar y realizar la reserva cuando ya estuviésemos en el destino.

Y para eso ya solo quedaba esperar, dejar pasar los días y que llegase por fin aquel 16 de Octubre en el que volveríamos por tercera vez a Estados Unidos. 

PUEDES LEER EL RELATO COMPLETO DEL VIAJE:


Comentarios