domingo, 18 de junio de 2017

Islandia (Mañana del día 4): Skogafoss, glaciar Myrdalsjökull y playas de Vik.

Lunes 10 de Octubre de 2016 (Mañana)

Habíamos pasado la noche anterior en el Hotel Skogafoss, y cuando aquella mañana, comenzamos a andar los escasos metros que separaban nuestro hotel de Skogafoss, y veía la catarata desde lejos, por segunda vez, no podía dejar de pensar que aquel lugar era uno de los mas espectaculares en los que había estado en toda mi vida.

Skogafoss



Aunque desde la orilla del río Skogar se obtienen las mejores vistas de Skogafoss, también es posible contemplarla desde una segunda perspectiva. 

Subiendo un sendero escalonado en la margen derecha de la cascada se llega hasta un saliente desde el que es posible contemplar una roca con forma de esfinge que parece mirar de frente hacia el caudal del agua...

Skogafoss

Tras nuestra visita a la famosa catarata de Islandia volvimos al Hotel Skogafoss a desayunar en un comedor con la imagen de la cascada tras los ventanales, y desde allí nos despedimos con pena de Skogafoss para continuar la ruta del día.

Una ruta no demasiado larga, de unos 220 km, que terminaría en el Fosshotel Glacier Lagoon en el que pasaríamos la siguiente noche, y que no nos hubiese llevado mas de dos horas y media de no ser por la cantidad de puntos de interés que hay en este tramo del viaje. En toda la ruta, de haber podido añadir una noche mas al Road Trip, lo hubiese hecho sin duda en esta parte del país.



Cuando preparaba el viaje, una de las mayores ilusiones que teníamos era realizar un trail que nos llevaría hasta un lugar difícil de ver, un avión siniestrado (un Douglas DC-3) de la marina de Estados Unidos, que hace mas de cuarenta años se vio obligado a aterrizar en Sólheimasandur, a apenas diez kilómetros de Skogafoss. 

Del fuselaje del avión aún quedan restos en las playas de esta zona de Islandia, y para llegar a ellos es necesario hacerlo a pie, recorriendo un sendero que parte de la Ring Road, que está señalizado con estacas y que supone recorrer una distancia de unos 4 kilómetros caminando.

Con solo esos datos antes de llegar a Islandia nos parecía de lo mas difícil ubicar la ruta en el mapa, pero al poco de dejar Skogafoss pudimos ver varias decenas de coches aparcados junto a la Ring Road y gente caminando en la distancia, sin duda en ruta hacia el avión siniestrado.

Nos costó mucho tomar la decisión de que esta visita quedaría aplazada para un segundo viaje a Islandia sino queríamos perder buena parte de la mañana de nuestro día mas apretado de ruta. Desde allí nos pusimos en camino hacia el Glaciar Myrdalsjökull, cuyo desvío encontramos solo unos kilómetros mas tarde en la carretera 221 que termina en un gran parking desde el que hay que recorrer un sendero a pie, y desde donde se inician los distintos tipos de excursiones por el glaciar. 

Recorrerlo con camprones hubiese sido una buena opción de haber tenido mas tiempo, pero nosotros en esta ocasión buscaríamos la opción mas económica y nos conformaríamos solo con llegar hasta el punto mas cercano de la lengua glaciar Sólheimajökull...


 Lengua glaciar Sólheimajökull

... Y disfrutar sin más de la experiencia de ver un glaciar por primera vez en la vida... 


Las siguientes horas de la mañana las dedicaríamos a las famosas playas del sur de Islandia, a visitar los acantilados de Dyrhólaey primero, y las playa de Reynisfjara mas tarde.



Para llegar a Dyrhólaey tomamos el desvío en la carretera 218, una pista empinada, sin asfaltar y de grava, que nos dejó en un parking desde el que nos fue posible contemplar unas vistas preciosas de los acantilados y de los arcos de piedra. 

Arco de piedra en Dyrholaey
Vistas desde Dyrhòlaey con "los trolls" al fondo

Además, un desvío unos metros antes de llegar al aparcamiento, nos llevó junto a un faro desde donde las vistas de las playas de Vik í Myrdal son igual de impresionantes y desde donde, entre los meses de abril y agosto, es posible contemplar los pájaros mas famosos del país; los frailecillos. En Octubre ya no quedaba ni uno por allí...


Playa de arena negra
Acantilados de Dyrhòlaey
Faro en Dyrhòlaey

Desde Dyrhólaey volvimos a la 1 o Ring Road hasta llegar al desvío con la 215, desde donde íbamos a visitar la playa de arena negra mas famosa del país, Reynisfjara.

La playa es preciosa y las columnas hexagonales de basalto que se levantan en ella la convierten en un lugar de lo mas especial. Me pasé bastante tiempo paseando por allí, junto al océano, tratando de disfrutar del momento abstrayéndome de los cuatro autobuses de turistas que justo habían llegado a Reynisfjara al mismo tiempo que nosotros. 


Reynisfjara 

La mañana la terminaríamos en el pueblo de Vik í Myrdal, el núcleo urbano mas grande que encontrábamos en nuestra ruta después de haber dejado Reikiavik. 

Eran varias las visitas que queríamos realizar en el pueblo. La primera de ellas era continuar con nuestra ruta de playas llegando hasta la playa de arena negra de Vik que, aunque no es tan espectacular como las que habíamos visitado antes, nos permitió disfrutar de la mejor perspectiva de Reynisdrangar, las tres rocas que se alzan en el mar conocidas también como " los trolls" y que minutos antes ya habíamos podido contemplar desde Dyrhólaey. 


Los trolls desde la Playa de arena negra de Vik

Playa de arena negra de Vik

Después subimos hasta la Iglesia de Vik, que se alza en una colina y desde donde había leído que se podían ver unas bonitas vistas del pueblo y las playas cercanas. 

Vik i Myrdal
Iglesia de Vik 

La mañana la terminamos en área de servicio de Vik, donde compramos unos bocadillos y aprovechamos para comer y tomar un par de cafés que ofrecían de forma gratuita a todos los clientes, algo que parece ser bastante frecuente en Islandia, y que días mas tarde veríamos en otros lugares del país. 

Después de coger fuerzas comenzaba una larga tarde, con 170 kilómetros por delante hasta alcanzar nuestro alojamiento de esa misma noche (el Fosshotel Glacier Lagoon) y muchas visitas pendientes en el trayecto. 

RUTA MAÑANA DÍA 4: 




2 comentarios:

  1. Entonces no vistéis el avión?? Creo que es una de los lugares, junto con los increíbles paisaje de cascadas, lo que me llama la atención de Islandia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudimos, llovía muchísimo y para llegar hay que recorrer unos 4 kilómetros a pie. Es lo malo de que el tiempo no acompañe, que te quedan cosas pendientes para una segunda visita. A nosotros también nos hacía muchísima ilusión verlo y hacer fotos allí, pero es uno de los dos sitios que dejamos de ver por culpa del mal tiempo :(

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...