Hola! Somos Laura & Miguel Ángel. 
Bienvenidos a "Donde me lleven mis pasos"'... 
Si seguís leyendo descubriréis que nos encanta viajar por libre, las rutas en coche, 
recorrer el viejo continente y que, desde el 2012, estamos enamorados de USA. 
En este Blog hemos conseguido juntar en una dos de nuestras mayores pasiones,
 viajar mientras fotografiamos el mundo. 
¿Nos acompañas?



Últimos artículos publicados



Alojamientos en la República Checa


Durante la ruta de 12 días que realizamos a la Rep. Checa empleamos cuatro alojamientos diferentes situados en Praga, Cesky Krumlov, Kutna Hora y finalmente, en el aeropuerto. Me preocupé mucho por los alojamientos en este viaje, al viajar con una bebé no podía arriesgarme a reservar un hotel que no fuese lo esperado, y busqué y comparé mucho antes de decidirme. 
Sin duda el mejor alojamiento del viaje y seguramente uno de los mejores de todos los viajes que hemos realizado. La Pension Athanor (y que no os engañe el nombre) cuenta con habitaciones dobles y con diferentes apartamentos. Nosotros reservamos un apartamento porque las habitaciones dobles ya no estaban disponibles y resultó ser precioso. 



  
Salón, recibidor, una cocina completamente nueva, un dormitorio y un baño con una enorme bañera con hidromasaje fue lo que nos encontramos a nuestra llegada a Cesky Krumlov. 




Nos ofrecieron también una cuna y pudimos aparcar sin problemas en el mismo recinto del hotel. El desayuno no estaba incluido en el precio, nosotros tan solo desayunamos allí el primer día porque no tuvimos tiempo de comprar para hacerlo en el mismo apartamento y realmente no lo recomendamos. La sala donde sirven los desayunos es un pequeño cuarto sin ventilación situado en el sótano de la casa, la variedad es muy poca y el precio demasiado caro para lo que ofrecen. 

Por lo demás, 100% recomendable.
  • Hotel Cloister Inn (Praga): 6 noches, habitación doble con desayuno incluido: 630€
Fuente: Booking.com
Cuando hace casi tres años hablamos por primera vez de viajar a Praga y preparé un proyecto de viaje, ya pensé en este hotel. La relación calidad - precio me parecía perfecta, y sobre todo parecía estar perfectamente ubicado a solo unos pasos de la Plaza de la Ciudad Vieja. Esto unido al hecho de que alguna amiga viajera se hubiese alojado allí recientemente y nos lo recomendase,  hizo que no dudásemos en reservarlo. Y no nos equivocamos. 

La habitación era sencilla pero funcional y con todo lo necesario para pasar una semana perfecta. Solicitamos una cuna que nos dejaron en la pequeña salita de estar con la que también contábamos, y tuvieron el bonito detalle de dejarnos el día de la llegada un peluche de regalo para nuestra pequeña. El desayuno correcto sin más, para nosotros suficiente pero también es cierto que faltaba variedad y que para estancias "largas" como la nuestra resultaba repetitivo. Sin embargo, un punto a favor del hotel es el servicio de café y té gratuito del que disponen en recepción (aunque no permitan subirlo a la habitación).

Este hotel fue el mas económico del viaje y quizás por eso no esperábamos demasiado y sin duda nos sorprendió. 

El Café Havlíček Penzion está situado en el centro de la ciudad, a solo unos minutos de la Catedral de Santa Bárbara y con zona de parking gratuita en los alrededores del hotel. 

Reservamos una habitación doble situada en la planta baja, con una entrada privada y con un patio también privado para nosotros solos que en la web ofertan como "Habitación doble con vistas al jardín". 



La habitación fue perfecta, el hecho de tener un patio privado yendo con niños es toda una ventaja, la cama era comodísima y como siempre nos instalaron una cuna sin coste adicional.



El desayuno, que sirven en el pequeñísimo café (de apenas tres mesas) que da nombre al Hotel, fue lo peor de la estancia. Un poco de fiambre, huevos o tortilla a elegir y café o zumo fue lo que nos ofrecieron. 
Fuente: Booking.com
Nuestro vuelo de regreso a Madrid despegaba a las once de la mañana, por lo que desde un principio tuvimos claro que la última noche del viaje dormiríamos en un hotel cercano al aeropuerto. Esto nos permitiría poder devolver el coche de alquiler la noche anterior, y poder llegar sin demasiadas prisas al aeropuerto por la mañana.

Elegimos el Holiday Inn por ser uno de los mejor situados, a tan solo unos minutos de la Terminal 2 y a un corto paseo también de la oficina de Europcar. 

La cadena es una apuesta segura en cuanto a comodidad y limpieza y aunque no reservamos desayuno, cenamos muy bien en el restaurante del hotel la noche de nuestra llegada. El hotel ofrece además un servicio de traslado gratuito al aeropuerto cada media hora que también utilizamos y que recomendamos sin duda. 



Comentarios