Hola! Somos Laura & Miguel Ángel. 
Bienvenidos a "Donde me lleven mis pasos"'... 
si seguís leyendo descubriréis que nos encanta viajar por libre, las rutas en coche, 
recorrer el viejo continente y que, desde el 2012, estamos enamorados de USA. 
En este Blog hemos conseguido juntar en una dos de nuestras mayores pasiones,
 viajar mientras fotografiamos el mundo. 
¿Nos acompañas?



Últimos artículos publicados



Praga (Día 2): Barrio Judío (Josefov) y Letna Park.


Jueves 11 de Octubre de 2018

Habíamos decidido dedicar la mañana de aquel viernes a visitar el Barrio Judío (Josefov). A pesar de que aún teníamos por delante varios días completos en Praga, visitar esta zona nos corría prisa en cierto modo porque el cementerio judío, una de las visitas más importantes que se pueden hacer en esta parte de la ciudad, permanece cerrado los sábados.

Cementerio Judío


La tarde la dedicaríamos a visitar Letna Park. El principal motivo de llegar hasta allí era poder observar una de las vistas más famosas y bonitas de la ciudad, con todos sus puentes sobre el río Moldava.

No tardamos ni quince minutos en llegar a Josefov. Habíamos decidido comenzar la visita por la Sinagoga Española ya que habíamos leído que era una de las más recomendadas y sin duda, nos pareció con diferencia la más bonita.  

Sinagoga Española



Su estilo morisco, muy diferente al de las Sinagogas que visitaríamos más tarde, la decoración de su interior y la exposición que alberga hicieron que nos pareciese una de las visitas imprescindibles del Barrio Judío de Praga.


Interior Sinagoga Española

Y si la Sinagoda Española es imprescindible, la Sinagoga Vieja-Nueva lo es igualmente a pesar de que exteriormente resulte bastante sencilla.


Sinagoga Vieja-Nueva

La Sinagoga Vieja-Nueva está considerada la más antigua de Europa Central (tras sobrevivir a varios incendios) y es uno de los monumentos judíos más valiosos del mundo.


Sinagoga Vieja-Nueva

Sinagoga Vieja-Nueva

Y, aunque la entrada para esta Sinagoga se venda por separado del ticket combinado que da acceso a todas las demás y al cementerio, por su historia y por su interior merece una visita.

La siguiente parada en nuestra ruta por el Barrio Judío era el famoso Cementerio Judío, pero para llegar a él tuvimos que acceder por la Sinagoga Pinkas.  

Aunque no esperábamos demasiado de esta sinagoga (a pesar de ser también una de las más famosas) el hecho de que en su interior encontrásemos inscritos los nombres de todos los judíos checos asesinados por los nazis durante el holocausto hizo que se convirtiese para nosotros en uno de los lugares más especiales de Josefov.


Sinagoga Pinkas

Sinagoga Pinkas

El Cementerio Judío es un imprescindible en Praga, un lugar de sensaciones que sobrecoge a cada paso. 





Un lugar con cientos de lápidas apiladas, amontonadas entre las hojas de los árboles que ya comenzaban a caer, con lugares que se van descubriendo mientras se recorre un sendero en una única dirección. 



Si al cementerio accedimos por la Sinagoga Pinkas, a la salida nos encontramos con la Sinagoga Klausen, que destaca por la colección de dibujos realizados por los niños del campo de concentración de Terezin (lugar que visitaríamos el último día de nuestro viaje).

Sinagoga Klausen desde la Sinagoga Vieja-Nueva

Sinagoga Klausen

La verdad es que, después de haber visto las anteriores sinagogas, ni la Sinagoga Klausen, ni la Sinagoga Maisel (que visitaríamos más tarde y también con una importante exposición de objetos judíos) nos sorprendieron demasiado.


Sinagoga Klausen




Cuando salimos de la Sinagoga Maisel era ya bastante tarde y decidimos prescindir de la visita a la Sinagoga Alta (la única que nos quedó pendiente) para buscar un lugar donde comer antes de poner rumbo a Letna Park.

Dimos varias vueltas por el Barrio Judío y como no encontramos ningún lugar que nos llamase la atención (tampoco es que hubiese demasiada oferta) decidimos continuar hacia el río Moldava, en dirección a Letna Park donde pasaríamos la tarde.

Y allí, en la otra orilla del Puente Cech, encontramos uno de los pocos restaurantes de debía haber abiertos ya a esas horas, Občanská Plovárna. Un restaurante Tailandés en el que comimos en unas mesas al aire libre, con unas vistas espectaculares del Moldava, mientras disfrutábamos del buen tiempo con el que nos estaba recibiendo Praga desde que llegamos hacía ya tres días.


Vistas del Moldava desde nuestro restaurante

De la tarde poco interesante puedo contaros, porque la dedicamos a pasear por Letna Park y a que nuestra peque disfrutase también de aquel enorme parque.


Hanavsky Pavilon, Letna Park

Cuando la hora del atardecer comenzaba a acercarse decidimos acercarnos hasta uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad, el Hanavsky PavilonUn lugar famoso por sus vistas, con una terraza acristalada enorme desde la que pudimos disfrutar de una panorámica preciosa de Praga mientras tomábamos un par de cafés y unas porciones de tarta.


Hanavsky Pavilon

También junto al restaurante, hay un mirador desde donde es posible disfrutar de las mismas vistas sin necesidad de acceder al Hanavsky Pavilon, y donde nosotros terminamos la tarde mientras se ponía el Sol…


Vistas desde Letna Park

Disfrutando del que para mí, fue el mejor atardecer en Praga


Vistas desde Letna Park



Comentarios